sábado, 10 de septiembre de 2011

DENUNCIAN AL PROGRAMA BARILÓ POR VIOLAR LOS DERECHOS DE L@S JÓVENES


Se emite por las tardes en Canal 13. Los adolescentes participan para ganar el viaje de egresados. Les prenden fuego al cabello, los rapan, los desvisten y hasta soportan padecimientos físicos como cargar una barra de hielo.

Les prenden fuego el pelo, los encierran en cajas con ratas, les hacen sacar las prendas hasta dejarlos en ropa interior, los rapan, y mucho más. Y todo para conseguir un objetivo: el viaje de egresados a Bariloche. Estos son algunos de “los juegos” a los que los chicos son desafiados en Bariló. A todo o nada, programa que se emite de lunes a viernes de 18:30 a 20 en la pantalla de El Trece, y que conduce Guido Kaczka.
Ayer el Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual y la Infancia publicó una declaración en la que manifiesta que el programa de entretenimiento “vulnera los derechos de la niñez y adolescencia y desatiende la posibilidad de que haya en las audiencias niños de menos de once años”. El consejo fue creado por la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual y brega por el resguardo los derechos de los niños y adolescentes. Está compuesto por representantes del Ministerio de Educación de la Nación, de la SENAF, de los gobiernos provinciales, de gremios docentes y organizaciones de la sociedad civil.
El organismo criticó “el tono general del programa, que fomenta una cultura del éxito a cualquier precio, en la que todo vale con tal de alcanzar objetivos”, y sostuvo que “el ‘cuerpo’ está puesto como objeto de ‘oferta’, en carácter de prenda de cambio del triunfo, equiparándolo a logros materiales”. La declaración también mencionó “el sometimiento y, a veces, la humillación, aun contra la propia voluntad de los participantes, los que son permanentemente incitados por la conducción ‘so pena’ de defraudar al grupo y de pérdida de la posibilidad de obtener el premio si alguno se rehúsa a alguna de las ‘pruebas’, que llevan a conductas de riesgo que rozan lo morboso”, dice el texto emitido por el Consejo.
“Recibimos muchísimos mails y notas de profesionales, psicólogos y docentes preocupados por el contenido del programa, y que motivaron el monitoreo del mismo”, explicó a Tiempo Argentino César Bonanotte, miembro del Consejo y coordinador del Plan Nacional de Acción por los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF).
“Observamos que en reiteradas oportunidades, el contenido está en una situación gris respecto a la legislación vigente y nosotros adherimos a los principios de construcción de un sistema de medios nuevo”, agregó el especialista.
Algunos de los casos mencionados en el análisis son los juegos que remiten a situaciones eróticas, como en el que los participantes entran a una ducha y responden preguntas que les realiza el conductor. Por cada respuesta incorrecta deben quitarse una prenda hasta quedar en ropa interior, y acto seguido se abre la ducha. En términos de actos de humillación, desde la SENAF mencionan el juego en el que depilan con cera las axilas o piernas de los participantes por cada respuesta incorrecta. Otro ítem analizado fue el padecimiento físico y en este caso se menciona el juego en que el concursante adolescente debe soportar una barra de hielo en su espalda.
En todos los casos, si bien los chicos tienen la decisión de realizar el juego, la presión constante del grupo de compañeros –que quieren ir de viaje de egresados– y del mismo conductor, hacen –según especialistas en psicología– que se sientan obligados a aceptar los retos, aun cuando vaya en contra de su propia salvaguardia.
En referencia a la crudeza con la que se abordan algunos juegos, la productora del programa, Endemol, aseguró que muchos se fueron modificando “por ejemplo, antes se les hacía comer arañas bañadas en chocolate y ahora comen salmón crudo, como sushi”. Al ser consultado por Tiempo Argentino, Guido Kaczka prefirió no opinar sobre el tema y aludió a que el mismo debería ser tratado por las autoridades del Canal 13.
El Consejo adelantó que efectuará un seguimiento del programa “con el compromiso de instrumentar todas las acciones a nuestro alcance, con el fin de que se tomen las medidas necesarias, desde los ámbitos correspondientes”. Solicitó además que el programa “se ajuste a los parámetros de protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes y respete la Ley 26.061, de Protección Integral de la Infancia, así como la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación Audiovisual”. De esta manera, el consejo retoma y hace propio un informe sobre el programa de televisión que elaboró la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) y reafirma en este caso, que “el fin no justifica los medios, y que eso no es razonable”, explica Bonanotte, y para poner un paño frío dice, “más bien como decía Borges, cuando llegás al final, se comprende lo que había en el camino”.

FUENTE. TIEMPO ARGENTINO - POR YÉSICA DE SANTO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada