martes, 27 de septiembre de 2011

UNO DE CADA DIEZ AGRESORES SEXUALES EN EUSKADI ES MENOR DE EDAD



El descenso de la edad de los agresores a mujeres es una realidad que no pasa desapercibida en la estadística. Aunque se tiende a pensar que las nuevas generaciones están libres de la lacra de la violencia machista, los datos demuestran todo lo contrario.
Así lo apunta el balance presentado ayer por la Dirección de Atención de Víctimas de la Violencia de Género, con la evolución de las denuncias en los seis primeros meses de este año. Casi 2.000 mujeres han sido víctimas de algún episodio de violencia (por parte de la pareja o expareja; violencia intrafamiliar, o agresión sexual). En ese mismo periodo no se produjo ningún asesinato, pero entre julio y agosto han sido dos las mujeres muertas a manos de sus exparejas: Rosario Román, vecina de Hernani, y Deisy Mendoza, en Bilbao.
El 15% de las víctimas era menor de edad, un dato que ha puesto en alerta a los responsables del servicio, preocupados igualmente por el descenso de la edad de los agresores. Mariola Serrano, directora de la oficina dependiente del Departamento vasco de Interior, subrayó ayer que más de la mitad de los maltratadores (58%) tiene entre 18 y 40 años y un 2,6% de ellos no han cumplido la mayoría de edad. La proporción de menores que agreden a las mujeres aumenta en el caso de los delitos contra la libertad sexual. Casi una décima parte de estos agresores (9,8%) es menor. Sólo en Gipuzkoa, hubo 187 agresiones sexuales durante 2010, según datos de la memoria fiscal.
«Estos datos -dijo Serrano- ponen de manifiesto la necesidad de trabajar con la juventud tanto a través de la educación como de la apertura de líneas de trabajo para conectar con los jóvenes a través de las nuevas tecnologías con mensajes directos y atractivos que ellos mismos contribuyan a difundir». En los próximos días el Gobierno Vasco presentará un portal de internet que se dirigirá de manera específica a los adolescentes para prevenir el maltrato. Esta estrategia de acercarse a los más jóvenes para que cale el mensaje de igualdad de género se suma al proyecto del llevar los testimonios de las víctimas a las aulas, dentro del Plan de Convivencia Democrática y Deslegitimación de la Violencia en la escuela.
La estadística presentada desvela también el aumento de los casos de violencia de género en el primer semestre de este año. En total, 1.952 mujeres sufrieron agresores, algunas en más de una ocasión, lo que eleva la cifra de a 2.357 episodios de maltrato, un 15% más que en el primer semestre de 2010. La Ertzaintza tuvo conocimientos de estos casos a través de las denuncias, la mayoría interpuestas por las propias víctimas, pero también actuó de oficio en 519 ocasiones en las que la víctima decidió no interponer denuncia, a pesar de que se había abierto un atestado policial, lo que supone que uno de cada cuatro actuaciones.

Un 17% más de denuncias

El aumento de la violencia de género «preocupa» a los responsables de prevenir el maltrato y de proteger a las víctimas, pero la lectura de los datos debe hacerse «con cautela», advirtió Serrano, ya que el aumento o descenso de los casos «no puede valorarse como un síntoma de mejora o empeoramiento» mientras esa tendencia no se consolide en el tiempo. El primer semestre del año pasado, sin ir más lejos, las cifras del maltrato se redujeron por primera vez en los últimos cuatro años, hasta los 2.034 casos. El dato de la primera mitad de este año retrocede a escenarios registrados desde 2007.
El incremento de los casos de malos tratos encuentra además explicación con el mayor número de denuncias presentadas, lo que da a entender que la realidad del maltrato, otrora vergüenza silenciada entre las paredes de casa, aflora para escapar del drama. Mariola Serrano especificó que se ha podido comparar por primera vez el número de denuncias interpuestas, ya que este aspecto no se empezó a incluir en la estadística hasta el año pasado. Así, las denuncias presentadas por violencia de género crecieron un 17,73%. En el caso concreto de la violencia ejercida por la pareja o expareja, las quejas ascendieron un 19%. Los requerimientos presentadas por las propias víctimas también crecieron un 14%. «No hay que olvidar, en todo caso, que la información estadística solo muestra una parte de la realidad, la de aquellas mujeres que de un modo u otro han decidido denunciar la situación que están viviendo. Desgraciadamente, aún muchas mujeres sufren en silencio esta lacra social», matizó Serrano.

La buena noticia en estas cifras dramáticas es que el apoyo institucional sigue creciendo. El teléfono de asistencia a las víctimas, el 900 840 111 disponible las 24 horas, prácticamente dobló el número de atenciones, de las 1.535 del primer semestre de 2010 a las 2.811 de este año. En las cuatro oficinas del Servicio de Asistencia a la Víctima (SAV), ubicado en los Palacios de Justicia de Barakaldo, Bilbao, Donostia y Vitoria, el trabajo también va en aumento, con 637 atenciones a mujeres que solicitaron información y asesoramiento, casi tantas como las contabilizadas en todo el 2010 (715). Las ayudas económicas a las víctimas han crecido al mismo compás. En lo que va de año ya se han invertido 505.000 euros para este capítulo, frente a los 230.000 euros reservados en el presupuesto de 2010 del Gobierno Vasco.

Serrano resaltó la «importante labor» de la Ertzaintza en la protección a las mujeres. A finales de junio de 2010, solo una docena de víctimas contaba con vigilancia policial permanente. Un año después, son 46 las mujeres que viven con escolta (16 de ellas en Gipuzkoa). 242 mujeres disponen de un teléfono móvil, con tres botones que conectan directamente con los servicios de emergencia y de atención a las víctimas. Estos dispositivos incorporarán antes de final de año un servicio de GPS para tener localizada a la víctima en todo momento, indicó Serrano, que terminó su intervención recordando que «la violencia de género es un grave problema social que nos afecta a todos y que todos somos parte de la su solución».

FUENTE: OBSERVATORIO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO - MADRID

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada