miércoles, 15 de febrero de 2012

¿ AMENAZADA DE MUERTE?, VUELVA UD. EN UN MES.


Miles de personas se manifestaron este viernes en 40 ciudades españolas contra los recortes en políticas de igualdad.
“Hoy aquí algunas nos jugamos hasta la vida”. Natalia Serrano es una de las miles de personas que este viernes 10 de febrero reclamaron en 40 ciudades españolas el cese de los recortes en las políticas de igualdad. Tiene los ojos verdes enrojecidos, una pancarta en la mano con la que recorre la Puerta del Sol de Madrid, y una clara necesidad de expresar su indignación y contar su historia. “En junio de este año, el señor que asesinó a mi madre, es decir, mi padre, saldrá de la cárcel y vendrá a matarme. Y nunca antes me había sentido tan desamparada, vulnerable y con menos ayudas. He hipotecado mi casa para los abogados y los psicólogos. Y soy una privilegiada porque tenía algo mío. Algunas de las mujeres amenazadas, casadas con su pesadilla, se están quedando solas”.

No muy lejos de ella, otra manifestante corrobora sus palabras. “Algunas veces tenemos que decir a mujeres que están siendo maltratadas que vuelvan dentro de un mes porque no podemos darles otra cita antes”, dice una trabajadora de una ONG que atiende a mujeres víctimas de la violencia machista y que no puede revelar su identidad. “La última factura que el Ayuntamiento de Madrid le ha abonado a nuestra organización es de febrero de 2011. Esta falta de ingresos está haciendo que nuestras jornadas se reduzcan y se precarice nuestro trabajo. Y lo peor es la impotencia de ver como muchas mujeres se quedan abandonadas cuando más necesitan un apoyo”.

Sesiones de apoyo psicológico aplazadas por falta de personal, profesionales que ven cómo su volumen de trabajo se desborda, organizaciones obligadas, ante el impago público, a pedir créditos y que no pueden afrontar el pago de los intereses que acumulan, mujeres amenazadas de muerte que cuando se deciden a actuar se encuentran con unos tempos incompatibles con el infierno que viven… Son sólo algunas de las situaciones que denuncian las más de doscientas instituciones que convocaron la llamada Marea Violeta de este viernes a partir de una iniciativa lanzada por una plataforma feminista de Málaga.

Realidades que se están viviendo hoy pero que amenazan con agudizarse en poco tiempo, según denuncian las convocantes. “Cada vez tenemos mujeres más jóvenes que vienen buscando ayuda, muchas de menos de 25 años. La reducción de recursos en prevención como, por ejemplo, el cierre de los puntos de igualdad en la Comunidad de Madrid supone un retroceso en la lucha contra el maltrato, la educación en derechos y la mentalidad machista que lo provoca”, explica a Periodismo Humano la trabajadora de la ONG. “Cada vez más chicas jóvenes creen que es normal que sus parejas las controlen y dominen su vida”.

“Hace falta que los hombre también se impliquen porque lo que está ocurriendo no es un problema solo femenino”, dice Marco Candela. Él se ha decidido a participar en la concentración porque ya cuando se involucró en el movimiento 15M se dio cuenta de que los temas feministas necesitaban un impulso general. “Me pareció increíble que en la comisión de defensa de los derechos de las mujeres sólo hubiese chicas. Creo que esto muestra la mentalidad que hay que cambiar en todas las edades”.

La mayoría de las manifestantes proigualdad permanecieron en Sol entonando sus lemas. “Estamos viendo cómo la mujer está teniendo que regresar al hogar con la merma de autonomía económica que esto supone. La eliminación de las ayudas previstas en la Ley de Dependencia, el cierre de centros de la mujer, la precarización del empleo que es todavía más visible en el caso de ellas, los cambios en la ley del aborto que obligarán a las jóvenes a pedir permiso… Todo está haciendo que retrocedamos en el tiempo a épocas que parecían superadas”. Cuenta a Periodismo Humano Lucía Mazarrasa, miembro del Fórum de Políticas Feminista. Una enfermera de pelo encanecido y pañuelo violeta cubriendo su cabeza que está dispuesta a repetir si hace falta las luchas que libró su generación.

Fuente:
Periodismo Humano - Por Miriam Márquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada