jueves, 16 de febrero de 2012

CASO MARITA VERÓN: DESGARRADOR TESTIMONIO DE LA MADRE


"No voy a parar de buscar a mi hija, no le tengo miedo a las mafias", afirmó Susana Trimarco ante el tribunal de Tucumán que juzga la desaparición de Marita Verón, la joven secuestrada el 3 de abril de 2002 por una red de tráfico de personas.

El desgarrador testimonio de Susana Trimarco, conocida en Argentina como “madre coraje” por su incansable lucha por esclarecer el paradero de su hija secuestrada, sacudió al país y destapó nuevos detalles sobre las redes de prostitución y trata de personas.

“No voy a parar de buscar a mi hija, no le tengo miedo a las mafias”, afirmó Trimarco ante el tribunal de Tucumán que juzga la desaparición de Marita Verón, la joven secuestrada el 3 de abril de 2002 por una red de tráfico de personas.

Trimarco, que durante estos diez años de lucha por encontrar a su hija, llegó a infiltrarse en prostíbulos y logró rescatar a decenas de jóvenes, reveló que mujeres que coincidieron con Marita en distintos burdeles del país le confirmaron que fue apuñalada, violada y drogada para obligarla a vender su cuerpo.

“A mi hija le daban cocaína para que trabajara más”, dijo Trimarco, que denunció también que su hija, raptada cuando tenía 23 años, fue violada por uno de sus secuestradores y tuvo un hijo con él.

“Este pendejo que tengo en mis brazos es gracias a la violación de ‘El Chenga’ que me obligó a tenerlo”, habría relatado Marita a otra víctima de trata en alusión a José “Chenga” Gómez, propietario de un prostíbulo y hoy sentado en el banquillo de los acusados.

“Estoy más tranquilo que nunca”, dijo “Chenga”, que negó las acusaciones y afirmó que Trimarco “toca de oídas”.

Durante una declaración que se prolongó por más de cinco horas, Trimarco afirmó que una de las jóvenes que conoció a Marita en un prostíbulo de la provincia de La Rioja le contó que su hija le había mostrado la cicatriz de una puñalada en la espalda que le habrían propinado por tratar de negarse a ejercer la prostitución.

Al término de la sesión, el abogado de la familia de Verón insistió en que no hay “indicios de que (Marita) esté muerta” y recordó que para Trimarco la joven “está en manos de quienes la secuestraron”.

Además, el abogado anunció que en las últimas horas fueron rescatadas cinco jóvenes que habían sido obligadas a prostituirse en una localidad próxima a Tucumán, gracias a una investigación impulsada por la Fundación “María de los Ángeles”, la primera organización del país contra la trata de mujeres y niñas víctimas de explotación sexual, creada en 2007 por Trimarco.

En la primera jornada de su declaración, el miércoles, Trimarco denunció que, tras la desaparición de su hija, “como una estúpida iba a la Casa de Gobierno. Digo estúpida, porque estaba la mafia ahí”.

En el juicio declararán 150 testigos, entre otros, víctimas de redes de trata liberadas y que aseguran haber sido compañeras de cautiverio de la joven en locales de diversos puntos del país.

Micaela, hija de Marita, que tenía 3 años cuando desapareció su madre, no ha sido autorizada por el tribunal a participar en el juicio, pero hoy viajó a Tucumán para acompañar a su abuela.

Trimarco, que en 2007 recibió el Premio Internacional a las Mujeres con Coraje, otorgado por el Departamento de Estado de EE.UU, ha destapado redes de trata en varias provincias argentinas.

FUENTE: EL MOSTRADOR .CL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada