miércoles, 15 de febrero de 2012

SUSANA TRIMARCO: " LA MAFIA ESTABA EN EL GOBIERNO"


"YO QUIERO A MI HIJA, QUE DIGAN DONDE ESTA"

La madre de Marita Verón comenzó a declarar en el juicio que se les sigue a trece imputados por la desaparición de su hija, en 2002, y aseguró no tenerle "miedo a las mafias" de las redes de trata, luego de que dos testigos la increparan durante su exposición. Ante la Sala 2 de la Cámara Penal de Tucumán, que decidió pasar a un cuarto intermedio hasta mañana, Trimarco acusó al exgobernador Julio Miranda.

Durante su exposición, que comenzó un día después de lo previsto por la extenso testimonio que brindó la acusada Daniela Milheim, Trimarco formuló duras acusaciones contra el gobierno del justicialista Julio Miranda, a cargo del Ejecutivo provincial en el momento del secuestro de Marita Verón, y también contra el primer fiscal que investigó la desaparición, Ernesto Baaclini.

La mujer, quien en el transcurso de la búsqueda de su hija creó una fundación que rescata víctimas de trata de personas, hizo un pormenorizado relato de su situación familiar previa a la desaparición de su hija y, tras un primer cuarto intermedio de 20 minutos, retomó el extenso relato de lo ocurrido desde el 3 de abril de 2002, cuando fue secuestrada la joven.

Trimarco aseguró que cuando recién se inició la búsqueda de su hija, el entonces subsecretario de Seguridad de la provincia, Julio Díaz, la envió a buscar ayuda en la remisería Cinco Estrellas, porque "tenían más autos y mejores armas que la Policía" tucumana.

Esa remisería es propiedad de una de las imputadas, María Jesús Rivero, ex esposa de Rubén "La Chancha" Ale, un exconvicto por varios delitos y expresidente del Club San Martín de Tucumán. "Para mí tenían fama de delincuentes, no me gustaba esa gente, pero el gobierno nos mandó con los Ale", recordó. "Como estúpida iba a la Casa de Gobierno, porque ahí estaba la mafia", sentenció Trimarco.

Además, criticó el inicio de la investigación a cargo del fiscal Baaclini, quien "quería que acuse a David Catalán, pareja de Marita, de haberla asesinado". El testimonio de Trimarco fue seguido con gran concentración por los acusados, sin embargo los hermanos José Fernando y José Gonzalo Gómez, imputados en la causa, le gritaron a la testigo "no tenemos nada que ver".

FUENTE: PÁGINA 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada