jueves, 31 de mayo de 2012

VIOLENCIA INSTITUCIONAL: HOSPITAL DE EL CALAFATE se niega a realizar un aborto a víctima de violación


Mientras en el hospital insisten con una anuencia judicial para realizar la interrupción del embarazo a una adolescente violada, los profesionales dijeron que no lo harán. La totalidad de ginecólogos formalizó un planteo de “objeción de conciencia”, por lo que la jovencita deberá ser derivada a otra localidad o se tendrá que traer a esta ciudad a un especialista dispuesto a hacerlo.

El Calafate, (Corresponsal).- En el hospital de El Calafate esperan una anuencia de la Justicia para realizar el aborto solicitado por la Oficina de Protección de la Niñez.
Como informó ayer La Opinión Austral, esa oficina estatal pidió que se realice un aborto a una joven adolescente que fue abusada sexualmente.
El caso fue denunciado penalmente en la Fiscalía de Instrucción, de donde se instruye una causa penal para detectar posibles responsabilidades del supuesto autor, pero paralelamente la oficina de protección solicitó al hospital local que interrumpa el embarazo de 8 semanas de gestación.
El pedido formal fue realizado el martes, cuando la abogada de esa oficina municipal entregó el escrito al asesor legal del nosocomio.
La solicitud estaba basada en el fallo de la Corte Suprema ante un caso similar, en el que en marzo ese tribunal dictaminó que para los casos de violación no es necesaria la judicialización del aborto. En ese mismo fallo, el máximo órgano judicial del país exhortó a las provincias a que crearan la reglamentación interna para que se asegurara la no imputabilidad para los casos de abortos de embarazos originados en violaciones sexuales.
En el hospital “José Formenti” entienden que los argumentos de la oficina no alcanzan para brindar cobertura jurídica a los profesionales que realicen la interrupción, por lo que informaron de la situación al juez local Carlos Narvarte y al ministro de Salud Daniel Peralta, para que desde ambos sectores se aclare la cuestión legal.
En una respuesta escrita enviada a la secretaria municipal Norma Costa, entregada ayer miércoles, el hospital dijo que el fallo es sobre un caso particular y que si bien existe un exhorto para que las provincias cuenten con los protocolos indicados, esto no tiene fuerza de ley y no existe una reglamentación provincial que aclare que los profesionales no tendrían responsabilidad legal.
De acuerdo al asesoramiento legal del hospital, el juez local podría oponerse al fallo de la corte y si lo decidiera, hasta iniciar una causa a los profesionales.
Ayer, la funcionaria que comanda la Oficina de Protección de la Niñez y Adolescencia presentó un escrito ante el juez, en el que pide que haga cumplir el aborto “no punible”.
Pero hasta el cierre de la edición el juez Carlos Narvarte no había dado opinión sobre el tema.
En el hospital calafatense se llamaron a silencio. Los directivos indicaron que el ministerio fue notificado de la situación, por lo que no harán manifestaciones públicas ante la “delicadeza” del tema.
Por su parte, Norma Costa le confirmó ayer a este diario que hizo una presentación judicial para que se destrabe el tema y se avance en la interrupción del embarazo.
Además mostró su enojo por la trascendencia que tuvo el caso. Indicó que la oficina cumplió con la ley abordando el caso con la “confidencialidad necesaria”, como protección de la menor en cuestión.
A la funcionaria le molestó que en este diario se publicaran detalles del caso, pero no cargó contra los periodistas. “Me sorprendió que en el artículo aparecieran textuales de nuestra presentación ante el hospital”, dijo Costa.

Médicos no dispuestos
Según conversaciones que esta corresponsalía mantuvo con fuentes del caso, se cree que en horas más las dudas legales del hospital quedarían en claro y estaría el ámbito legal correspondiente para avanzar con el aborto.
De hecho, este mismo periodista pudo saber que al mismo tiempo que explicaban formalmente la imposibilidad de realizar el tratamiento en lo inmediato, directivos del hospital comenzaron a confeccionar el registro para saber qué ginecólogo estaría dispuesto a realizar esa intervención.
La Opinión Austral pudo saber que ninguno de los siete especialistas está disponible para hacer ese trabajo. Ayer firmaron las notas correspondientes indicando su “objeción de conciencia”, por lo cual no harán el aborto.
La situación generaría que desde el Ministerio de Salud se deba designar a un profesional de otra localidad para que viaje a El Calafate y realice la interrupción del embarazo.

FUENTE: LA OPINIÓN AUSTRAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada