martes, 5 de junio de 2012

SE EXPRESA JUEZ NARVARTE NIEGA LA JUDIALIZACIÓN POR ABORTO NO PUNIBLE EN EL CALAFATE





El juez Carlos Narvarte notifica hoy su opinión al ministro de Salud y deja la puerta abierta para que el hospital de El Calafate realice el aborto a la adolescente que denunció haber sido violada. El magistrado firmaba anoche un escrito en el que niega la judicialización y exhorta a Salud a que asegure el derecho a la menor.




El Calafate, (Corresponsal) El caso del pedido de un aborto “no punible” a una chica de 16 años en El Calafate entra en etapa de definición.
La solicitante es la Oficina de Protección de la Niñez y Adolescencia que funciona en el municipio local, al tomar intervención en el caso de una jovencita que denunció haber sido violada por dos sujetos, mientras se desplazaba a pie desde su casa a la escuela, en un barrio alto de la villa turística.
Como viene informando La Opinión Austral, con el acuerdo de la chica y de los padres, la oficina municipal solicitó al hospital local que se le realice un aborto “no punible”, figura que se reserva para el caso de los embarazos gestados por mujeres dementes, violadas o con riesgo de vida.
Pero desde el hospital José Formenti de esta localidad contestaron formalmente que no lo harían, ya que el pedido se basa en un fallo de la Corte suprema ante un caso particular de la provincia del Chubut, y que eso no genera garantías jurídicas que aseguran que los profesionales no afrontarían un proceso judicial en su contra, por parte de la Justicia local.
Del caso fue informado el juez de Instrucción Penal de la ciudad Carlos Narvarte. El hospital le envió un informe sobre la situación, y por su parte, la Oficina de Protección le pidió que aclarara su competencia en el tema.
Al cierre de esta edición, el magistrado firmaba un escrito que daba la anuencia que necesitaba el hospital local para poder realizar el aborto.
Si bien el juez no brindó información sobre su opinión formal, esta corresponsalía de La Opinión Austral supo que hoy martes por la mañana el Juzgado notificaría de la resolución al hospital y al ministro de Salud de la provincia Daniel Peralta.
El escrito al que el juez anoche corregía los últimos detalles no tenía fuerza de sentencia, sino que elegía el camino de un “pedido” al Ministerio de Salud de la provincia para que reglamente el protocolo provincial y para que asegure el cumplimiento del derecho que asiste a la menor calafatense para ser sometida a un aborto.
Con el escrito del juez Carlos Narvarte, que es esperado desde la semana pasada, el hospital de El Calafate quedaría en condiciones de realizar el aborto, ya que quedarían despejadas las dudas de los profesionales, y se asegurarían que el juez local no realizará un proceso en su contra.
Pero ahora surge otro escollo. Los ginecólogos calafatenses ya se inscribieron en el registro de los profesionales que no están dispuestos a realizar ese tratamiento médico, por lo que no se contaría con profesionales disponibles en la localidad.
Ayer también se esperaba que los profesionales del hospital de Río Gallegos se inscriban en los registros correspondientes.
Por su parte, la Oficina de Protección esperaba a que hoy el tema esté resuelto, si no decidía un pronto despacho dirigido al ministro de Salud de la provincia.
La familia de la menor, de origen boliviano, tenía planeado un viaje familiar para hoy 5 de junio, pero fue cancelado ya que la idea es que primero la menor sea sometida al aborto.

Causa penal
Además, están pendientes los pasos de la causa penal. El caso se originó con una denuncia penal que los padres de la menor hicieron en la Fiscalía de Instrucción. La chica dijo que casi un mes antes de la denuncia había sido violada en la calle por dos sujetos y que nada había comentado por temor a las amenazas que los mismos jóvenes le habían hecho, referidas a matarla a ella y a su familia si contaba lo sucedido.
Hasta ahora, en la causa no hay otro elemento que la denuncia. Recién esta semana el juez ordenaría la cámara Gesell, en donde la menor contaría en detalle sobre el hecho del que fue víctima. Por eso es que el juez también solicitó que la familia no viaje en su fecha programada, ya que es fundamental la pericia mediante la cual se obtiene el testimonio de la víctima.
Además, el juez analiza ordenar una pericia de ADN sobre el feto, en caso que se avance con la interrupción del embarazo. La idea es que esa muestra de ADN sirva para cotejar con el de posibles sospechosos de la autoría de la violación denunciada.
Hasta el momento la Justicia local no tiene sospechosos de la autoría.

FUENTE: LA OPINIÓN AUSTRAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada