domingo, 29 de julio de 2012

EL CALAFATE: DENUNCIA DE ABUSO A UNA ADOLESCENTE


Un hombre denunció públicamente que la menor fue víctima de un hecho de violencia y abuso sexual en la vía pública.
El hombre dijo que la chica estaba internada con problemas psiquiátricos como consecuencia del ataque. Al hablar en la radio local FM Dimensión, contó que el pasado miércoles por la noche, su hija fue “levantada” en una camioneta por jóvenes que la llevaron a la costanera para drogarla y abusar de ella.
Dijo que su hijastra adolescente, se fue a la casa de una amiga, aparentemente enojada tras una discusión familiar. Pero nunca llegó a destino. Sus padres salieron a buscarla sin éxito. Al regresar, en horas de la medianoche, la joven ya estaba casa, pero totalmente alterada. Lograron tranquilizarla y que descansara.
La crisis nerviosa se profundizó al día siguiente, según contó Miguel. Fue a la cocina y se cortó los brazos superficialmente, amenazando con matarse y con lastimar al que se acercara. La madre quiso sacarle el cuchillo y fue herida en el rostro. Su hermano también sufrió un corte.
Tras un segundo brote nervioso, la familia decidió llevarla al hospital, donde quedó internada y sedada
   
Perdió la noción 


El hombre explicó que el relato de la joven es confuso: “perdió la noción de todo, tiene momentos de lucidez y después está como un bebé”, dijo.
Según describe la adolescente, la llevaron en una camioneta blanca hacia la avenida Costanera. Le dieron algo de consumir y abusaron de ella. Había unas 10 personas, entre ellas algunas mujeres. “A algunos los conoce porque se juntan en una plaza”, contó el tutor.

Similar relato fue el que hizo el padre de familia a la policía local. 


Luego de la entrevista periodística, realizó la denuncia penal en la comisaría local.
Al momento que policía recibía la denuncia, la chica llevaba casi un día en el hospital, donde los profesionales se sorprendieron al escuchar la versión de los hechos en la radio. Su paciente internada había sido abusada, la familia nada de eso había informado, y los profesionales psicólogo y psiquiatra que habían entrevistado a la menor, tampoco habían registrado síntomas de un abuso de esas características. Por lo tanto, la menor no fue sometida al protocolo previsto para casos de abusos sexuales.
Pero otro suceso aportó mayor confusión al caso. El viernes al mediodía, a pocos minutos de haber firmado la denuncia en la comisaría, ejerciendo la patria potestad, el hombre retiró a la chica del hospital, diciendo que la llevaría para que sea atendida en provincia de Buenos Aires.
El portal Ahora Calafate pudo saber que la Oficina de Protección de la Minoridad y el Juzgado de Instrucción Penal de la localidad toman parte en el asunto.
Desde la oficina municipal preveían entrevistarse con la familia para conocer los detalles, ya que como los profesionales del hospital, el área social del municipio conocía el caso de la internación de la chica, pero ignoraba los detalles que luego fueron denunciados por el padrastro.
En tanto, desde el Juzgado se instruían las primeras medidas sobre la denuncia penal que origina una causa por un supuesto caso de privación ilegítima de la libertad y abuso sexual.
Hasta el lunes, el caso está en manos del juez subrogante Rodrigo Rizzato, quien suple al titular Carlos Narvarte por la feria invernal. 

FUENTE: LA OPINION AUSTRAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada