sábado, 14 de julio de 2012

UNA DE CADA TRES HOGARES ESTÁ SOSTENIDO POR UNA MUJER


Una de cada tres familias neuquinas está sostenida por una mujer. Así surge del último censo, que además revela su crecimiento relativo en la provincia: en 2001, sólo el 27% de los hogares tenían una jefa de hogar, mientras que hoy alcanzan el 34%.







Más allá de los porcentajes, se trata de casi 60 mil mujeres que todos los días deben trabajar para mantener sus hogares. De ellas, 40 mil no están en pareja, mientras que el resto sí convive con otra persona.
Según la fotografía que otorga la estadística, la mayoría tiene entre 25 y 64 años y tiene hijos a su cuidado. Aunque el censo no lo diga, las mujeres suelen más vulnerables que los hombres al empleo en negro y se ven claramente desfavorecidas en cuanto al salario. Su tasa de actividad, según el INDEC, es más baja que la de los hombres, ya que muchas de ellas quedan recluidas al hogar por el imperio de una cultura machista. Aunque esa tendencia de familia patriarcal parece estar dando paso a otro tipo de esquemas.

Cambios


“La sociedad contemporánea está viviendo importantes cambios económicos, sociales y culturales que se manifiestan en la familia”, explica el economista de la UNCo Humberto Zambon. “El antiguo prototipo de familia nuclear, propio de una sociedad patriarcal, con el hombre aportando económicamente con su trabajo fuera del hogar mientras la mujer desarrollaba su actividad dentro -realizando los quehaceres domésticos y la crianza de hijos- ha dado lugar a otro prototipo, resultado del avance en la igualdad de los sexos, donde ambos contribuyen económicamente en el sostenimiento familiar y en la realización de las tareas propias del hogar, incluyendo la relación y la responsabilidad con los hijos”, explica el especialista. “Simultáneamente, también ha crecido el número de familias monoparentales”, asegura a E&E, a través de una consulta vía correo electrónico.
Esta última puede ser una de las claves de la emergencia de la mujer como cabeza de familia, ya que la gran mayoría no vive en pareja. No necesariamente se trata de personas divorciadas (sólo 9 mil de las 40 que viven solas lo están), sino que gran parte (unas 18 mil) son solteras. Otras 9 mil, en tanto, son viudas, algo que acentúa a medida que avanzan en edad.
Aun así, el incremento de neuquinas a cargo de sus hogares también puede tener explicaciones metodológicas.
“Como un resabio de época anterior, figura como jefe de hogar el hombre (pensando en quien lo sostiene económicamente) cuando por lo menos en la mitad del total de las familias censadas debería figurar “ambos cónyuges”, sostiene Zambon. “El crecimiento numérico de la mujer como jefa de hogar es correlativo con el incremento de las familias monoparentales que, según estadísticas mundiales, se presenta en una relación 9 a 1 a cargo de la mujer frente al hombre”, detalla.
De hecho, según reveló Roxana Cuevas, coordinadora conceptual del censo al matutino Página 12, el concepto de jefe de hogar nace en parte de la propia percepción que el entrevistado tiene sobre su situación. “Si bien nosotros, cuando hicimos el censo, no fuimos con ninguna definición como ser que el jefe era el que ganaba más plata o cosas por el estilo, es cierto que todavía siguen vigentes patrones culturales ancestrales machistas”, sostuvo. Esto permite inferir que la cantidad de jefas de hogar podría ser mucho mayor.

Desfavorecidas


Si bien las mujeres cada vez ocupan más espacios en el mercado laboral, aún siguen rezagadas en comparación a los varones. En Neuquén, la mitad de ellas permanece inactiva, en parte, debido a la desigual distribución de la carga de las actividades domésticas y el cuidado del hogar.
La diferencia entre la tasa de actividad entre ambos sexos es del 28%, siete puntos por debajo del promedio nacional, que es del 35%. La brecha se da no por la presencia de las neuquinas en el mercado laboral (49%), sino por la baja participación de los varones, que alcaza el 68%.
A su vez, son las mujeres de la provincia quienes más padecen la desocupación. La tasa de desempleo es del 9% para ellas, frente a un 5% para los varones.
Los datos surgen de un exhaustivo análisis de la situación de la mujer en el mercado laboral que realizó el Centro de Estudios, Mujeres y Trabajo de la Argentina (Cemyt), que forma parte de la CTA, y que registró la situación entre 2003 y 2009.

Desigualdad


A nivel nacional, existen además varias incidencias particulares del mercado laboral femenino. Las mujeres ganan, en promedio, un 24% menos que los varones en iguales posiciones. La desigualdad de ingresos según género se mantiene sin importar la edad ni el nivel de estudios.
Sólo el 4% de las argentinas que trabajan en empleos remunerados desempeñan cargos directivos. En el caso de los hombres, la cifra se duplica, ya que el 9% de ellos accede a puestos de conducción.

FUENTE: LA MANAÑA DE NEUQUÉN - Por Roberto Aguirre

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada