jueves, 20 de septiembre de 2012

DETENIDO POR PRESUNTO ABUSADOR SEXUAL


Si bien existe un llamativo hermetismo policial, una investigación periodística logró reunir datos realmente escalofriantes. En su edición de ayer La Opinión Austral reflejaba la noticia de que un sujeto investigado y a quien se estaba a punto de identificar había huido de la Policía atropellando a un efectivo que estaba de civil. Asimismo esta redacción contaba con cierta información que, por una cuestión de cautela judicial, no publicó. Lo cierto es que de a poco se fueron atando cabos de lo que se estaba investigando. Todas las fuentes policiales fueron consultadas acerca de lo ocurrido, pero brindaban datos a cuentagotas o simplemente se negaron a hablar. Es así que desde La Opinión Austral se realizó una investigación periodística para intentar dilucidar qué era realmente lo que estaba ocurriendo en nuestra ciudad. 
Fue así que se supo que la persona, de unos 27 años de edad, que fue detenida el martes por atentado y resistencia a la autoridad, era investigada por la División Delitos Complejos por una causa que involucraría a menores y tendría connotaciones sexuales. Al parecer esta persona, de quién se reservan los datos filiatorios ya que se podría estigmatizar a los chicos, utilizaría redes sociales, como Facebook, para convencer u atrapar a criaturas, siendo su blanco chicos de entre 10 y 13 años.
Pero la causa dataría de al menos 2 meses atrás, cuando se habrían presentado pruebas a la Fiscalía de turno de ese momento, acerca de la actividad que estaría realizando esta persona. Es que aparentemente el sujeto conversaba con chicos y les mostraba pornografía. 
Con el correr del tiempo la Justicia encomendó a las fuerzas policiales, División Delitos Complejos, una tarea investigativa acerca de lo que estaría ocurriendo. Con paciencia los efectivos comenzaron a rastrear y a recolectar pruebas. Fue así que lentamente fueron juntando las evidencias y finalmente el martes el Juzgado habría dado la orden para que se identifique a esta persona. Fue en ese momento cuando se quiso fugar lesionando a un efectivo policial. Una vez capturado se realizó una requisa en el vehiculo en que se movilizaba y el resultado fue positivo, ya que se habrían secuestrado preservativos, un frasco conteniendo vaselina y material pornográfico, además de otros elementos de vital importancia para la causa. 
Finalmente ayer la Justicia dispuso que se allane la casa donde habitaría esta persona, por lo que los efectivos concurrieron al domicilio ubicado en la avenida Almirante Brown al 1700. Allí y luego de varias horas de requisa se incautaron equipos informáticos y otros elementos que serán analizados.

Enfermo
Fuentes externas consultadas por este medio dieron cuenta que el sujeto detenido estaría indicado como un “enfermo sexual”. Pero existe un dato más que agravaría toda la causa, y sería que el investigado podría portar el virus del SIDA, pero este dato aún resta ser confirmado tras los análisis correspondientes.

Facebook
Como se mencionó anteriormente el hombre utilizaría las redes sociales para atraer la atención de los chicos. Aquí cabe aclarar y destacar la campaña que se encuentra realizando la ONG PAyCaM en nuestra ciudad. Con afiches y publicaciones en redes sociales los miembros de esta organización, que trabaja hace muchos años en contra del abuso infantil, advierten a los usuarios del grooming. Se trata de una novedosa forma de abuso sexual, que se vale de las nuevas tecnologías, como el chat. Por esto se piden leyes específicas para este delito. 
Tiempo atrás se debatió en el Senado el problema del grooming, como se conoce en el mundo al ciberacoso sexual de adultos a chicas y chicos. Fue así que se concluyó que esta práctica se está extendiendo a la par del crecimiento de la accesibilidad a Internet. ¿De qué estamos hablando? Especialistas explicaron que alguien abre un facebook como si fuera una niña. Se gana la confianza de una nena de 12 años. Consigue que la acepte en el Messenger o chatea por la misma red social. Logra que la nena juegue a “hacerse la loca” frente a la webcam. Luego cambia: la amenaza con enviar esas imágenes a sus padres. La nena no sabe qué hacer porque los padres le habían dicho una y mil veces que no hable con extraños. Al final, la extorsión. “Si no haces lo que te digo, tal cosa”. Y si todo termina muy mal, el final puede ser el abuso sexual.

FUENTE: LA OPINION AUSTRAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada