jueves, 2 de mayo de 2013

LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR ES TAN GRAVE COMO EL CONFLICTO ARMADO


Durante 18 meses, Diego Molano Aponte llevó las riendas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf). El lunes en la noche presentó renuncia a su cargo, pues considera que debe cerrar su ciclo en el sector público, que completa diez años. Será el nuevo director de la Fundación Bavaria.


Molano, administrador de empresas, casado y padre de dos hijos a los que quiere dedicarles el tiempo que le ha acaparado su trabajo, hace énfasis en dos temas especiales que afectan a la niñez: la violencia intrafamiliar y la ausencia de un órgano rector del Sistema de Responsabilidad Penal para adolescentes, que permita evitar episodios tan lamentables como el motín y la fuga de un grupo de menores infractores en Cali. Pero asegura que se va con la satisfacción del deber cumplido.

¿Por qué deja la dirección del Icbf?

Se cierra un ciclo. Llevo diez años de trabajo en el sector público, primero en Acción Social y después en el Icbf, que me dejó una huella imborrable en el alma. Ahora doy este paso para trabajar por el desarrollo sostenible del país, en el sector privado.

¿Cuál es el principal problema de los niños colombianos?

Dentro de las familias no se tiene suficiente conciencia sobre lo que significa la responsabilidad de traer un niño a este mundo, ni de lo que significa aprender a ser padres. Y ahí comienza un círculo perverso. No ser deseados deja efectos en los niños para toda la vida, en distintos aspectos, como la disciplina, su concepto del amor, sus relaciones con los demás, y su rol dentro de la familia y como ciudadano.

¿Qué opina sobre la violencia intrafamiliar?

Se ha hablado mucho sobre la violencia en el conflicto armado, pero no se ha hecho un énfasis especial en la violencia intrafamiliar, que también es grave y preocupante, y que se genera porque muchos niños (la mitad, según la Encuesta de Nacional de Demografía y Salud, ENDS 2010) no son deseados.

¿Qué consecuencias deja eso?

El maltrato dentro de las familias es el mayor vulnerador de derechos de los niños y un gran generador de violencia. Aún hay muchos padres que piensan que los niños, por ser sus hijos, les pertenecen y por eso pueden abusar de ellos. Aunque los índices de denuncia han aumentado, aún falta mucha conciencia en torno a ese tema.

¿Por qué dice que es necesario un ente rector del Sistema de Responsabilidad Penal para adolescentes?

Es urgente definir un ente rector que pueda coordinar la operación de actores tan diversos como jueces, fiscales, defensores de familia, educadores, Policía, procuradores, defensores técnicos, en torno a una verdadera justicia restaurativa. Para avanzar en los retos que tiene el sistema, tenemos que articular el poder ejecutivo con el judicial, así como alinear las políticas criminal, de prevención de la delincuencia juvenil y de drogas.

¿Qué hacer con la delincuencia juvenil?

En Colombia debe evitarse que esta juventud llegue al crimen y que se les dé una segunda oportunidad a quienes cayeron en él. No podemos permitir que sean usados y manipulados por los grupos criminales. Sin embargo, se debe ser más fuertes con aquellos que comenten delitos graves.

Siempre insistió en el tema del afecto...

Si los niños tuvieran más amor, pese a las dificultades, su vida sería más feliz. No hay que hablar de las carencias sino del potencial de los niños. Y no sólo eso: el amor ayuda a descubrir e impulsar las potencialidades de los niños. De nada nos sirve darles todo si no se les da suficiente amor, eso hace la diferencia.

FUENTE: EL TIEMPO.COM 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada