jueves, 2 de mayo de 2013

RIO GALLEGOS: DE VICTIMARIA A VÍCTIMA


María del Carmen fue juzgada por ser denunciada en el año 2008, por su ex pareja, Policía de la provincia de Santa Cruz, por haber alquilado la casa que ellos tenían en común luego de separarse. Pero el debate tuvo un giro inesperado cuando la imputada contó su historia de vida, lo que llevó al fiscal de juicio a no mantener la acusación y pedir su absolución, ya que la victimaria era víctima y no cometió ningún delito.

Historia
María es oriunda de Chile, llegó a Río Gallegos junto a su hija, cuando tenía 18 años, pasaron los días y conoció a un Policía de la provincia de Santa Cruz, se enamoraron, se casaron y tuvieron un hijo, él además decidió ponerle su apellido a su hija.
Al formar su familia alquilaron una vivienda sita en calle Mariano Moreno, si bien tenían donde vivir decidieron comprar un terreno y anotarse en el Viviplan del IDUV, porque su idea era vivir de rentas. Luego de obtener el terreno construyeron un departamento el que alquilaron, con esa entrada económica iniciaron otra construcción en el mismo predio.
Con los años la relación de la pareja cambió, al parecer él se habría puesto agresivo, la agrediría física y psicológicamente, situación que María soportó mucho tiempo, hasta que un día escuchó una conversación de su hija con una amiga, a quien le habría contado que había sido abusada y que su atacante sería el marido de su mamá.
Fue por estas aberrantes circunstancias que María decidió en el año 2005 iniciar el trámite del divorcio, que fue en un primer momento conflictivo porque habría  denunciado a su ex pareja por intento de homicidio y por abuso sexual.

Engaños
María se buscó un abogado, ya que su ex pareja tenía como representante a su tío. El policía no quería que el divorcio sea conflictivo y se reunió con María y le pidió que convirtieran el divorcio de mutuo acuerdo, como ella ya no quería saber nada más, aceptó.
En ese mutuo acuerdo el abogado de María le habría dicho que se tenía que quedar tranquila, porque se quedaba con la tenencia de sus hijos, a quien su ex pareja le iba a pasar una cuota alimentaria del 30 por ciento y además se podía quedar con la casa. Con el sí de María los letrados presentaron el acuerdo en el Juzgado de la Familia, demanda que habría sido contradictoria.
Finalizados los trámites de la demanda, la causa llegó a la Fiscalía, la que en ese momento era subrogado por el fiscal Gabriel Giordano, quien tras revisar el expediente, dijo que no se podía convertir de mutuo acuerdo porque había dos denuncias, es decir que por más que las partes estén de acuerdo, no se podía.
El convenio a María, quien desconocía los términos legales, le pareció bien, pero acá habría estado la trampa, donde además habría un error jurídico, porque al parecer con mentiras el abogado de María la llevó a firmar el divorcio por mutuo acuerdo, sabiendo que no se podía.

Bienes
A pesar de que el abogado de María le habría manifestado que se podía quedar con la casa, esto no fue así ya que el artículo 1881 del Código Civil dice que para quedarse con bienes tiene que ser a través de una escritura pública y los abogados sabían que al ser María extranjera, no iba a poder acceder a los  bienes porque para ello debía solicitar la carta de ciudadanía y no la tenía.
Ante este nuevo obstáculo el Juez que instruyó la causa le dijo a María que debía solicitarla, respuesta que habría molestado al policía, ya que María lo único que le interesaba era el divorcio y lo obtuvo.  

Desalojo
Cuando salió el divorcio María también obtuvo la carta de ciudadanía y siguió viviendo en la casa de Mariano Moreno y su ex pareja siguió alquilando el departamento que era de los dos. Ante esta circunstancia, su ex suegra y el abogado le habrían iniciado una causa por desalojo la cual tuvo efecto.
Tras el desalojo a María no le quedó otra opción que ir a vivir junto a sus hijos a la obra, la que estaba en plena etapa en construcción que estaba ubicada lindante al departamento que alquilaba su ex pareja. Con el correr de los días se dio cuenta que el departamento estaba vacío y como tenía llave se lo alquiló a dos jóvenes oriundos de Río Turbio, el contrato lo firmó el padre por una suma de $1.200.
Cuando María pensó que su vida estaba volviendo a la normalidad, él apareció y se dio cuenta que María había alquilado el departamento, se habría enfadado y denunció a los inquilinos como usurpadores y a María por el delito de Estelionato, causas que habrían sido armadas por el abogado del policía.

Llegó a juicio
El expediente llegó a Cámara y María fue sentada en el banquillo, acusada del delito de Estelionato. En el trascurso del debate María decidió declarar y al iniciar su relato se quebró y lo primero que manifestó entre lágrimas fue “esto es injusto, yo no tengo que estar sentada acá, sino él”. En este contexto dijo que habría sido víctima de violencia de género, su hijo de violencia familiar y su hija de abuso sexual y agregó que hizo las denuncias por abuso sexual y por intento de homicidio, ya que él habría querido envenenarla, pero su abogado le dijo que estas denuncias se habrían perdido. Y agregó que esto sucedió porque su ex pareja era policía y nunca nadie hizo nada. Además dijo que tras los abusos sexuales su hija, en el año 2006, intentó suicidarse.

Alegatos
A la hora de sus alegatos el fiscal de juicio dijo que la denuncia de usurpación se cayó porque la absorbió la denuncia por el delito de Estelionato, y no siguió su curso en el Juzgado porque quedó determinado que hubo un contrato de locación. Lo cierto es que a pesar que María tuvo un abogado estuvo indefensa hasta el día del juicio, ya que su ex pareja le habría pagado a su representante.
Para la Fiscalía fue lamentable que este caso haya llegado a juicio y fue por ello que el fiscal no mantuvo la acusación y explicó los errores procesales que se dieron en la causa. Finalizados sus fundamentos manifestando que María no era victimaria sino víctima.
TiempoSur conoció que se le va a pedir al fiscal de turno las denuncias por intento de homicidio y abuso sexual, para conocer en qué estado se encuentran ambas causas.

FUENTE: TIEMPO SUR 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada