sábado, 11 de mayo de 2013

VIOLENCIA PSICOLÓGICA ENCABEZÓ LISTA DE AGRESIONES DE ENERO A MARZO


Lima, Perú. De enero a marzo del 2013, el Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) atendió 11,539 casos en todo el país, la mayoría de los cuales corresponde a violencia psicológica.



Según el registro de los casos atendidos a través de los centros de emergencia mujer (CEM) en ese período, del total mencionado 5,963 corresponden a violencia psicológica, 4,446 a violencia física y 1,190 a violencia sexual.

En el mismo registro se han identificado 696 casos específicos por violación sexual y cuatro denuncias por explotación sexual. Asimismo, personal del citado ministerio ha brindado información y sensibilización a 267,403 personas entre enero y marzo.

Agresor casi siempre está sobrio

En la gran mayoría de los casos de violencia psicológica, física y sexual, el agresor se encontraba sobrio, de acuerdo con las estadísticas proporcionadas por dicho programa.

Por ejemplo, de los 5,963 casos por violencia psicológica, en 4,358 el agresor se hallaba sobrio; en 1,497 estaba bajo efectos del alcohol; en 33 casos, bajo los efectos de las drogas, y en 57 casos, bajo los efectos de ambos (alcohol y drogas).

De los 4,446 casos por violencia física, en 3,016 el agresor se encontraba sobrio; en 1,362 se hallaba bajo efectos del alcohol; en 23, bajo los efectos de las drogas, y en 39 casos bajo los efectos de ambos.

Igualmente, de los 1,190 casos por violencia sexual, en 1,003 el agresor estaba sobrio; en 166, bajo efectos del alcohol; en 11 casos, con efectos de las drogas, y en 3, bajo los efectos de ambos.

Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual

Cabe señalar que dicho portafolio, a través del Programa Nacional contra la Violencia Familiar y Sexual, promueve que la sociedad civil organizada intervenga en las estrategias de prevención frente a la violencia familiar y sexual, buscando desde el seno de la propia comunidad la participación activa de los líderes comunales.

Esto se ejecuta, por ejemplo, desde el 2002, a través de las “facilitadoras y facilitadores en acción”, quienes organizan acciones preventivo-promocionales, derivan y acompañan casos de violencia familiar y sexual detectados en sus zonas, desarrollan campañas casa por casa, y orientan sobre los servicios que brindan diversas instituciones que atienden la problemática.

Desde el 2006 al 2012 se han formado 4,500 facilitadoras(es) en acción a nivel nacional.  En el último año se han formado 2,137 nuevas(os) facilitadoras(es), lográndose visitar a través de la campaña casa por casa a un total de 47,739 viviendas y derivándose a los CEM 3,004 casos.

En lo que va del 2013 (enero-marzo) se ha dado inicio a seis procesos de formación, capacitándose a 180 líderes de organizaciones sociales de base.

Entre las funciones de las facilitadoras(es) está el ser un nexo entre la población u organización y el CEM, lo que significa comunicar y apoyar acciones de prevención y organizar la demanda en su ámbito de acción. 

También, derivar y acompañar casos de violencia familiar y sexual a las instancias de atención pertinentes; así como acompañar al promotor del CEM en sus actividades de promoción en calidad de apoyo.

FUENTE: ANDINA - Foto: ANDINA/Archivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada