jueves, 20 de junio de 2013

PARA EL ESTADO MEXICANO LAS MUJERES" NO VALEN NADA"

La española Soledad Murillo, ex integrante del Comité de Expertas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), sostiene que el Estado no ha garantizado que las mexicanas víctimas de violencia tengan un acceso efectivo a la justicia.





Soledad Murillo, ex integrante del Comité de Expertas de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) | CIMACFoto: César Martínez López


La ex relatora para México de la CEDAW y quien fuera secretaria de Políticas de Igualdad durante el gobierno del ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, afirma que en cualquier país donde exista violencia contra las mujeres significa que el Estado fue derrotado en su tarea de prevención y castigo a este delito.

A propósito de la gira de trabajo que realiza en México del 8 al 16 de junio invitada por la Cátedra UNESCO de la UNAM, para recoger experiencias y difundir las recomendaciones de la ONU, la experta –en entrevista con Cimacnoticias– habla sobre el acceso a la justicia para las mujeres.

En 2012 Murillo participó en la 52 sesión del Comité de Expertas de la CEDAW que se reunió en Nueva York para evaluar el cumplimiento de la Convención. La entonces relatora para México aprovechó para cuestionar a los representantes del Estado por la dilación en el acceso a la justicia para las mujeres.

Ante las y los funcionarios mexicanos, Murillo manifestó su indignación por la impunidad en las violaciones sexuales contra 26 mujeres en San Salvador Atenco, en mayo de 2006, y además criticó que en nuestro país existiera una Fiscalía contra la trata de personas que en los hechos no tenía facultades para investigar.

En ese momento ella, junto con las otras 22 expertas, recibió 18 informes alternos elaborados por 113 organizaciones civiles, los cuales hicieron contrapeso al reporte oficial entregado por México, en el que se pretendía demostrar el cumplimiento de 20 recomendaciones emitidas por las expertas desde 2006.

A la distancia, y al hacer un balance sobre la información que obtuvo del Comité de Expertas de la CEDAW, Murillo dice que en México no se puede hablar de un acceso efectivo a la justicia porque hay serias fallas en la investigación de los delitos contra las mexicanas.

Esto lo dice luego de que visitó Ciudad Juárez, donde participó en un encuentro al que acudieron madres de mujeres desaparecidas, quienes le informaron que cuando acuden a denunciar los policías toman la denuncia, pero después no investigan, lo que para ella significa que no hay justicia.

Como parte de las 23 expertas del Comité de la CEDAW, Soledad Murillo recalca que los asesinatos o desapariciones de mujeres no son más o menos graves que la violencia en la familia, y detalla que en todo caso ambas problemáticas deben ser atendidas por instituciones y personal profesional y sensible.

Explica que si todos saben que en casa las mujeres son humilladas y golpeadas y nadie toma acciones para detener la violencia, el mensaje es que para el Estado las mujeres “no valen nada”.

“Si en casa los golpes suenan, los oye mi vecino, los oye mucha gente, si en casa me humillan, me golpean y todo mundo sabe, están diciendo que el valor de las mujeres es nulo. Y eso se transmite a las niñas”.

Además agrega que otra falla del sistema de justicia es que las autoridades piden a las mujeres víctimas de violencia que perdonen a su agresor y que permanezcan “allí para su rehabilitación”, lo que provoca que otras mujeres no denuncien porque el Estado no sanciona estos delitos.

A través de su experiencia, la también académica señala que las mujeres no son educadas para ser autónomas y la autoridad no garantiza que se sancione la violencia, es decir, sin acción del Estado ellas seguirán siendo agredidas y sintiéndose responsables de la violencia.

Murillo señala que para que las mujeres accedan a la justicia primero es necesario que ellas sepan que tienen derecho a defenderse cuando son agredidas, y que conozcan bien qué tipos de derechos les han sido vulnerados, porque de lo contrario seguirán con la idea de que la violencia es normal.

“Hay veces que las mujeres pueden sufrir violencia y piensan que es una forma de ser de él, que es excesivamente celoso o temperamental”, advierte.  

Por ello señala que es importante informar que las mujeres tienen derecho a ser tratadas con dignidad. “Me parece importantísimo que se cuente con abogadas y abogados que conozcan lo que implica denunciar a la persona con quien vives o denunciar el acoso sexual, y qué implica que ella salga de la empresa y el acosador se quede”.

Con la autoridad que le da haber impulsado la Ley contra la Violencia de Género y la Ley de Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres en España, la especialista dice que el acceso a la justicia supone que en sus denuncias las mujeres se sientan con el derecho de defender su causa y sean acompañadas por juristas profesionales. 

Para lograr este objetivo, cada país –en este caso México– debe ver las agresiones contra sus ciudadanas como algo absolutamente intolerable, como un delito.

“Cada vez que hay un asesinato, cada vez que hay un problema de violencia las autoridades tienen que salir, animar a las mujeres, recordarles que tienen derecho a defenderse y que el Estado las va acompañar en ese proceso”.

México cuenta con un amplio marco legislativo en contra de la violencia de género y a favor de la igualdad, pero a decir de la también profesora de la Universidad de Salamanca, el Estado mexicano tiene que aplicar las leyes y buscar mecanismos para detectar y afrontar las dificultades en su implementación.

Consciente de que en este país prevalece la discriminación por género, Murillo subraya que en un Estado democrático deben existir mecanismos legales que garanticen el respeto a los derechos de las mujeres porque sin estas garantías no puede haber gobernabilidad, y por ello pide que se ponga atención a estos temas.

FUENTE: CIMAC (MX) - Por: Anayeli García Martínez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada