viernes, 26 de julio de 2013

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR DEVIENE EN INFANTICIDIO

Título original: tragedia familiar conmueve a Miami

Jayden Villegas Morales, de dos años, que fue entregado a la custodia de su padre hace un mes, murió tras ser lanzado contra la pared en un arranque de ira.


Miami.- Lourdes Vanessa Morales y Ángel Villegas comenzaron su relación siendo bien jóvenes. Ella tenía 16, el 19, estudiaban juntos y después que Lourdes regresó de unas vacaciones en Puerto Rico decidieron comenzar a vivir juntos.

“Sin planearlo”- según comentó Morales en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS- el primer embarazo ocurrió cuando ella tenía 17 años”.

Así fueron llegando los otros niños y hasta hace aproximadamente dos años cuando por problemas de violencia doméstica la pareja se desintegró, Angel Luis, Jordan, Jayden y Johan ya habían nacido.

La muerte el pasado domingo del pequeño Jayden Morales Villegas, el tercero concebido por Lourdes y Ángel, trascendió a los medios como el quinto de los casos de menores que bajo la atención del Departamento de Niños y Familias (DCF) fallece en el estado de la Florida, en el trascurso de dos meses.

A partir del reporte policial, Jayden fue declarado muerto en el Miami Children Hospital a donde fue trasladado después de que su padre lo hallara inconsciente al amanecer. 

El pequeño, al igual que el resto de sus hermanitos, estaba bajo el cuidado de Villegas a quien acusan de haberle propinado un golpe mortal en la cabeza, tras lanzarlo de un tirón porque el niño había vomitado mientras comía.

La muerte de Jayden ha reabierto el debate acerca de los procesos que a través del Departamento de Niños y Familias se siguen cuando la intervención de las autoridades del bienestar infantil, puede determinar las garantías para la integridad física de un menor.

En sus palabras a DIARIO LAS AMÉRICAS, Morales aseguró que estando embarazada de su cuarto hijo con Villegas, él la agredió físicamente, “como comúnmente acostumbraba a hacer. Ese día tenía cargados a mis tres nenes y el me golpeó. Llamé a una agencia de ayuda para mujeres maltratadas, dejé la casa y me fui a vivir a un albergue con mis hijos”, recordó.

“Lo denuncié por abuso, pero no me escucharon cuando él reclamó la custodia de los niños y se la otorgaron”, lamentó Morales que el viernes dará sepultura al pequeño Jayden mientras batalla por recuperar la custodia de sus otros tres hijos, ahora bajo el cuidado del estado.

Lissette Valdés Valle, directora de Comunicaciones de DCF de la región del sur, en conversación con DIARIO LAS AMÉRICAS, aseguró que todos los detalles de este complejo caso se están revisando para determinar responsabilidades y esclareció que “la decisión de otorgar la custodia de menores a uno de los padres es una asunto que según la ley solamente se determina con la sentencia de un juez”.

“Es cierto que la intervención de investigadores y trabajadores sociales del DCF pueden aportar elementos a la decisión de un tribunal, pero para informar de irregularidades con relación a un menor en una familia hay que tener evidencias o denuncias específicas al respecto”, argumentó. “no porque lleguemos a una casa y esté falta de limpieza se le retira a un padre la potestad sobre sus hijos, debemos tener pruebas de maltrato o negligencia para tomar esa medida”.

En el caso de Morales, la custodia de sus hijos fue reclamada por Villegas tras la fractura del fémur que le fue detectada a uno de los pequeños. Morales asegura que se trató de un accidente. Dice que hace aproximadamente un mes se presentó en su casa una persona del DCF, “me comunicaron que los niños se irían con el padre y no escucharon lo que les dije sobre agresividad”, enfatizó.

Ángel Villegas que está detenido sin derecho a fianza y enfrenta cargos por asesinato en segundo grado y maltrato infantil con agravantes, conoce los rigores de la vida sin amor desde que era muy pequeño, según comentó Morales.

Nacido estadounidense de ascendencia mexicana, su padre lo abandonó a los dos años, la madre lo entregó al sistema de cuidado sustituto del gobierno y así creció.

Morales asegura que la agresividad del carácter de Villegas empeoró después de que empezaron a nacer los niños. En su caso, ella también alcanzó la adultez prematuramente. Nació en EEUU, su infancia transcurrió en temporadas itinerantes entre el sur de la Florida y Puerto Rico, pero “aquí estoy complemente sola, no tengo ningún familiar allegado, por eso cuando decidí separarme de Ángel la opción que fue buscar refugio en un albergue”, puntualizó.

En estos momentos Lourdes Morales con 24 años está en los comienzos de una nueva relación y espera su quinto hijo.

En el pequeño apartamento de una sola habitación en Homestead donde Villegas vivía con Guadalupe Jaramillo, y donde aconteció el suceso que dio lugar a la muerte de Jayden, la pareja tenía la responsabilidad del cuidado de nueves menores. Los cuatro hijos que Villegas tuvo con Lourdes Morales, tres hijos que su nueva compañera sentimental había procreó en otras relaciones y dos que tuvo con él.

Al trascender la noticia de esta tragedia que involucra la vida de un menor, Esther Jacobo, recién nombrada directora interina del DCF en Florida, dijo que “basado en este suceso todos debíamos cuestionarnos cómo pudo haber ocurrido un suceso tan terrible” e instó a todos los trabajadores del bienestar infantil a “elevarse por encima de la mentalidad burocrática” para evitar desgracias como esta.

El cuerpo del Jayden Villegas Morales, próximo a cumplir tres años, será sepultado este viernes.



FUENTE:  DIARIO LAS AMÉRICAS - Por Iliana Lavastida Rodríguez


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada