jueves, 12 de diciembre de 2013

LA CLAVE PARA CONTRARRESTAR LOS ESTEREOTIPOS DE GÉNERO: LOS ESTABLECIMIENTOS ESCOLARES

Asegurar la incorporación de la perspectiva de género en el programa docente y en las escuelas.



Las escuelas deben ser el lugar donde se termine con los estereotipos de género. Sin embargo, en los salones de clases frecuentemente se refuerzan las diferencias de género tradicionales. La capacitación de los profesores casi nunca se orienta hacia la sensibilización sobre los aspectos de género. De manera que, es muy frecuente que los maestros tengan ideas de que las niñas son menos inteligentes y que es menos probable que tengan mejores resultados que los niños. Es muy común que se mantenga una orientación sexista en los libros de texto, pues se presenta a las niñas solamente desempeñando los papeles tradicionales del cuidado. Tales expectativas son sostenidas por los profesores y están implícitas en los materiales de enseñanza, los que confirman, en vez de dar por terminado, el “estatus quo”. Se necesita hacer una revisión del programa desde la perspectiva de género, donde sea necesario, rediseñarla bajo un modelo que incorpore los aspectos de género. La capacitación de género para los maestros tiene que ser un pre-requisito esencial para su nombramiento. Se necesitan medidas para asegurar un balance de género en la profesión docente y dentro de las escuelas, ello ayudará a proveer modelos positivos de comportamiento tanto para niñas como para niños.



En particular, en los países más pobres, el equipamiento del salón de clases y las facilidades disponibles en la escuela pueden ser una de las causas que la asistencia de niñas se dificulte. La ausencia de servicios sanitarios privados o de mesas y sillas, e inclusive la disponibilidad cercana de agua corriente, pueden ayudar a disuadir a las niñas para ir a la escuela. La distancia de la casa a la escuela también es considerada por los padres que se preocupan, como una gran barrera para la seguridad de las niñas. Por lo que la prevalencia de escuelas distantes, junto con las instalaciones precarias de las escuelas son impedimentos adicionales que operan para reducir la participación de las niñas en la escuela aún cuando están inscritas.
En los últimos treinta años, uno de los aspectos de la educación en donde se ha dado una transformación muy importante, es en el de la incorporación de mujeres en el nivel superior. La presencia femenina en la educación media y superior ha seguido un aumento constante, a pesar de que son pocos los cambios sociales que justifiquen este ritmo de crecimiento de la población femenina en las universidades. Durante mucho tiempo, su incorporación pasó desapercibida y frecuentemente ésta se consideró solo como el “paso previo a un buen matrimonio”. Hoy en día las mujeres se incorporan a los estudios superiores con nuevas miras, buscando ejercer sus conocimientos en los espacios públicos y en el mercado de trabajo. No obstante la ampliación de la matrícula educativa femenina en este nivel, así como su ritmo de crecimiento, los destinos educativos de hombres y mujeres no se igualan. (INMUJERES, 1999).

FUENTE: MUJERES DEL MEDITERRÁNEO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada