viernes, 7 de marzo de 2014

ARGENTINA: INFORME DE FEMICIDIOS MÁS ALTO DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

El año pasado, una mujer fue asesinada cada 30 horas en la Argentina, un 14% más que en el 2012 y un 22% más que en el 2009, cuando el Observatorio de FemicidiosAdriana Marisel Zambrano realizó su primera medición, basada en medios de comunicación. Cada muerte demostró hasta donde llega la violencia extrema contra las niñas, adolescentes y adultas; pero también que la lucha por evitar otras, no se detiene.  Además, desde la organización adelantaron que presentarán un proyecto para modificar el Código Civil suprimiendo la Patria Potestad  a los femicidas y dando a lxs niñxs el derecho de elegir con quien convivir frente a las muertes violentas de sus madres.

 Los casos impactan, a veces hacen que la batalla pierda sentido pero nunca bajamos los brazos porque hay que mirar todo de 
casa1
manera positiva, no quedarte con el dolor y revertirlo para hacer algo mejor para nuestras nietas y nietos, pero también para los vecinos, los amigos y el resto de la familia de nuestras hijas que ya no están”, dijo a esta agencia Leonilda Carrizo. Ella sabe de luchas: su hija, Sonia Liliana Garabedián, fue asesinada en 2010 y si bien no hay detenidos/as ni investigación, la familia de la mujer apunta al marido y pone en evidencia sus vínculos con las fuerzas de seguridad.

El jueves 6 de marzo, el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano, que es coordinado por la Asociación Civil La Casa del Encuentro, presentó el informe de femicidios cometidos en 2013  basándose en las publicaciones de las agencias de noticias Télam y DyN y de 120 diarios nacionales y provinciales: el año pasado, lejos de reducirse, los homicidios de mujeres por el hecho de serlo aumentaron a 295, es decir, una mujer fue asesinada cada 30 horas. Otro de los datos que abruma es que 405 hijas e hijos quedaron sin madre, tras su crimen.
Los informes de la misma organización de años anteriores indicaron que la violencia de género se llevó en Argentina 231 mujeres y niñas en el 2009; 260, en el 2010; 282 en el 2011; y 255 en el 2012. Es decir que en el 2013 los asesinatos de mujeres por el hecho de ser mujeres aumentaron un 14% en relación al año 2012 y 22% en relación al 2009.
Durante la presentación que se realizó en el Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la coordinadora de La Casa del Encuentro, Fabiana Tuñez, resaltó que detrás de cada número hay historias mutiladas y familias destruidas. También lo hizo la directora del observatorio, Ada Beatriz Rico: “No son sólo números porque detrás de cada dato hay una mujer que no murió por accidente sino que fue asesinada porque alguien la consideró de su pertenencia. En esas frías estadísticas hay mujeres que ya no están, niñas y niños que perdieron a sus madres. Lamentablemente este es el índice más alto en estos cinco años, por eso les pedimos por favor que sigamos trabajando juntas y juntos para modificar esta realidad”.
casa2
Sumar para restar

El informe 2013, que demostró que los femicidios aumentaron desde 2009 hasta llegar a los 295 el pasado año, continuó evidenciando que la mayoría de las mujeres estaban en la franja etaria que va desde los 19 hasta los 50 años: 112 rondaban entre los 19 y 30; 113 de los 31 hasta las cinco décadas. Y se sumó otro dato: Hubo una importante crecida de los casos de mujeres mayores de los 50 años (32). Pero todas, sin importar si su vida recién comenzaba o ya había transcurrido hasta la tercera edad, fueron víctimas de la violencia sexista.
La investigación también evidenció las modalidades en las que los femicidas asesinaron a las niñas, mujeres y adolescentes: en su mayoría fueron baleadas (83), apuñaladas (64), golpeadas (37), estranguladas (28) e incineradas (17), delito que volvió a aumentar. Sí, el cruel fenómeno de quemar a las mujeres volvió a acrecentarse a poco más de cuatro años del caso de Wanda taddei, quien fue atacada en febrero de 2010 por su esposo Eduardo Vázquez, ex baterista de Callejeros. Murió tras dos semanas de agonía -después de la agresión sexista- y se convirtió, tristemente, en un caso emblemático: los patriarcales no sólo usaron la nefasta estrategia del músico, quien finalmente fue condenado a prisión perpetua, para amenazar sino que concretaron el castigo y desde el caso de la joven hasta 2012, 58 mujeres perecieron del mismo modo mientras que antes, en 2009, La Casa del Encuentro informó sobre tres casos.
Beatriz Regal y Jorge Taddei, madre y padre de Wanda, fueron parte de la presentación y emocionaron al auditorio con sus conclusiones. El primero en tomar la palabra fue el papá. Mientras el micrófono temblaba en su mano, las lágrimas de las/os presentes acompañaron el relato, triste pero motivador. “Yo quiero mirar para el futuro porque mi hija ya está muerta, como las 295 mujeres que forman parte de este informe. Estoy convencido de que con educación se podrá empoderar, también es necesario que acompañen los medios de comunicación. Estoy convencido de que el siglo XIX va a ser el siglo que termine con la violencia de género”, dijo. También hizo una crítica con respecto a las leyes: si bien se avanzó, la falta de capacitación y prevención así como de recursos, no solidifican las normas ni frenan los golpes que terminan con cientos de vidas truncas. “El informe indica que los femicidios son los más altos de los últimos seis años. ¿Es doloroso? –preguntó Tuñez en la presentación del informe-. Sí, pero estamos convencidas de nuestro aporte para que algún día no se comentan mas asesinatos, no se pierdan más vidas de mujeres”, reforzó la co-fundadoras de la ONG.
No sólo se acrecentaron los asesinatos por la condición de género, sino que también sufrieron el mismo efecto los femicidios vinculados: este año ascendieron a 39, “siendo las victimas hombres y niños”, detallaron en el documento. El año pasado se contabilizaron 24 y en 2009, en el primer informe de La Casa del Encuentro, 11. Desde el área de investigación de la organización desarrollaron ese concepto basándose en las acciones del femicida quien para ejercer la dominación puede incluso, “castigar o destruir psíquicamente a la mujer sobre la cual la ejerce” y de ese modo atacar a una persona con vinculo familiar o afectivo.
Inseguridad
casa3
Desde diversos medios de comunicación y hasta desde municipios, se sostiene que la instalación de cámaras y los botones antipánico son garantes de la seguridad pero ¿qué pasa cuando la violencia se vive de las puertas para adentro? Según el informe, la mayoría de los femicidios ocurrió o en la vivienda de la víctima (189) o en la que compartía con el asesino. Además, en 46 casos había denuncias previas o medidas cautelares por violencia de género. Entonces, ¿Quién les brindó seguridad?
Vivieron una película espantosa y mientras dormían con el enemigo, o luego de haberlo hecho, ellos mismos se volvieron –finalmente- sus ejecutores: la mayoría de los femicidios fueron cometidos por parejas o ex parejas de las mujeres en las casas de las víctimas (en 186 de los homicidios de género). Las provincias que volvieron a evidenciar la mayor cantidad de hechos continúan siendo Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Salta y Chaco.
Desde 2008 a la actualidad, 2013 fue el año en que registramos el índice más alto de femicidios y lo fundamental es no sólo que suben sino que no descienden. El crecimiento se puede dar por unamultiplicidad de factores, por ejemplo, porque son necesarias más políticas públicas para proteger a una mujer cuando realiza una denuncia, y con eso nos referimos a hogares, a refugios, a patrocinios gratuitos, pero también a que esos espacios sean lugares con asistencia integral por el tiempo que necesite la mujer para que se fortaleza porque si no termina volviendo a su hogar y es allí en donde, finalmente, es asesinada”, sintetizó Rico a COMUNICAR IGUALDAD. Y concluyó: “Deben aumentar las campañas de sensibilización y de visibilización porque las denuncias aumentan pero también crecen los femicidios. Sobre las exposiciones, es necesario que se capacite específicamente a todos los efectores que están en relación con las víctimas de violencia para que cuando esa mujer, que perdió el miedo, se acerque a las dependencias y encuentre a un oficial varón o mujer que la asista”.
El informe contó con el apoyo del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay (CINU Buenos Aires), la Fundación Avon Argentina, el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aires y el Fondo Global para Mujeres de Estados Unidos.
Fuente: Comunicar Igualdad - Por Jésica Farías

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada