domingo, 16 de marzo de 2014

ART. 19 , UNA POLÉMICA CIVIL


Debate por el artículo 19 del Código Civil y Comercial unificado: Diputadas del Frente para la Victoria buscan cambiar el texto, que define el inicio de la vida a partir de la concepción y mantiene el status de la Iglesia a la par del Estado y de las provincias.



Diputadas del Frente para la Victoria se comprometieron a promover la modificación del polémico artículo 19 de la reforma y unificación del nuevo Código Civil y Comercial, que define el inicio de la vida en el momento de la concepción y que afectaría el acceso a técnicas de fertilización asistida. También apuntarán a quitarle a la Iglesia Católica el status privilegiado de persona jurídica pública, concedido históricamente –y respetado en el texto aprobado en noviembre en el Senado– que comparte con el Estado nacional, las provincias y los municipios. El tema fue debatido en un seminario organizado en el Anexo de la Cámara de Diputados, en el que expuso la jurista mendocina Aída Kemelmajer de Carlucci, una de las integrantes de la comisión convocada por la presidenta Cristina Fernández, para redactar la histórica reforma, que ahora debe ser debatida en la Cámara de Diputados.

El encuentro fue convocado bajo el título “Puntos débiles en la reforma del Código Civil. La perspectiva de las mujeres” y se realizó en el marco de las actividades por el Día Internacional de la Mujer. Lo organizaron Católicas por el Derecho a Decidir y el Comité Latinoamericano y del Caribe por la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem). Expusieron las diputadas del oficialismo Mara Brawer y Araceli Ferreyra, la ex legisladora socialista e integrante de la comisión redactora del anteproyecto de Código Penal, María Elena Barbagelata; la reconocida especialista en Derecho de Familia y profesora universitaria, Nelly Minyersky, y la abogada de Amnistía Internacional-Argentina, Paola García Rey. Barbagelata consideró que algunos artículos del Código Civil aprobado en el Senado significan un “retroceso” igual que el anteproyecto de reforma del Código Penal, donde “también estamos retrocediendo al siglo XIX” en materia de derechos de las mujeres, advirtió. El cierre fue una conferencia magistral, de Kemelmajer, sobre el impacto del nuevo Código Civil en la vida de las mujeres. Participaron del seminario asesores de legisladores, abogadas, referentes de organizaciones de mujeres y de la diversidad.

El eje de las intervenciones estuvo centrado fundamentalmente en la necesidad de reformar el artículo 19 del proyecto por ser “inconstitucional” y contrario a la Convención Interamericana de Derechos Humanos. La redacción que se aprobó en el Senado –distinta de la que contenía el anteproyecto elevado al Gobierno– fue una concesión a la Iglesia Católica y a los sectores más conservadores de la Cámara alta, y pone en riesgo la realización de tratamientos de fertilización asistida. Establece que la vida humana comienza desde la concepción. Impediría, por ejemplo, el congelamiento de embriones fecundados in vitro. El día de la votación del texto en el Senado, el presidente del bloque del kirchnerismo, Miguel Angel Pichetto, adelantó su oposición, aunque aclaró que lo votaba por disciplina partidaria, y planteó que debería ser modificado en su paso por Diputados, puntualmente el artículo 19.

A propuesta de la abogada Marisa Herrera, miembro del equipo que colaboró con Kemelmajer en la redacción de algunos capítulos del anteproyecto de reforma y unificación del Código Civil, surgió durante el seminario la siguiente definición del artículo 19 referido al comienzo de la existencia. “A los efectos civiles, la existencia de la persona como titular de derechos y obligaciones comienza con el nacimiento con vida, sin perjuicio de los derechos reconocidos por el ordenamiento jurídico durante el período de gestación”. Kemelmajer apoyó esa redacción. Las diputadas Brawer y Ferreyra se comprometieron a apropiarse de la propuesta para “militarla” hacia el interior de la bancada del Frente para la Victoria. Brawer comentó que habrá “libertad de acción” en el bloque, es decir, a la hora de votar el proyecto, a diferencia de lo que sucedió en el Senado, donde muchos legisladores lo votaron por “obligaciones políticas”, como sinceró Pichetto durante la maratónica sesión del 28 de noviembre. “Muchos diputados del Frente para la Victoria estamos dispuestos a dar este debate en el recinto”, agregó Brawer. “Algunos tienen que entender que si quieren retroceder (en términos de derechos de las mujeres), no lo van a lograr”, apuntó Ferreyra. También buscarán quitarle a la Iglesia Católica su status privilegiado de persona jurídica pública.

La reforma y unificación del Código Civil y Comercial fue aprobada, de madrugada, en una extensa sesión, con los votos del Frente para la Victoria y sus aliados. La oposición cuestionó que el proyecto fuera tratado “a libro cerrado” y abandonó el recinto antes de la votación.

El proyecto consta de más de 2600 artículos e introduce cambios sustanciales, para la vida de las familias, con avances en los derechos de las mujeres. Se espera que la Cámara de Diputados la sancione este año. El anteproyecto fue elaborado por una comisión convocada por la Presidenta, encabezada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, la ministra del máximo tribunal, Elena Highton de Nolasco, y Kemelmajer de Carlucci.

Fuente: Página 12 - Por Mariana Carbajal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada