miércoles, 15 de julio de 2015

EL CALAFATE: DEPORTISTA ABUSADOR PROCESADO

El Calafate, (Corresponsal).- Al finalizar el plazo de diez días hábiles para decidir la situación procesal, el juez de Primera Instancia Carlos Narvarte decidió el procesamiento con prisión preventiva del deportista calafatense denunciado de abusar por más de un año y medio de la hija menor de su pareja.

El caso fue denunciado por la madre de la niña de 11 años, el primer día de julio, luego que fuera citada por docentes de la escuela a la que asiste la menor. 





La chica estaba mostrando señas de autolesiones identificadas como “cutting”, cuando fue abordada por docentes y psicopedagogos, a quienes les terminó contando que era víctima de abusos sexuales por parte de la pareja de su madre.

El hombre de 28 años fue detenido inmediatamente, condición en la que quedará hasta un juicio oral, si es que la medida se mantiene en firme luego de la instancia de apelación.

“He decidido el procesamiento de la persona detenida, con prisión preventiva por el delito de abuso sexual agravado por ser conviviente”, confirmó el juez de la causa a este diario.

El caso originó sorpresa en la villa turística porque se trata de un conocido deportista del rubro del ciclismo, quien además daba clases a menores de edad, de ciclismo de montaña, junto a su pareja.

En los medios periodísticos el hombre no ha sido identificado por el constante pedido de organismos oficiales para que no se brinde información que lleve a identificar a la pequeña víctima, aunque la niña no lleva su apellido.

Pero en El Calafate la mayoría sabe de quién se trata. Su rostro plasmado en una “selfie” comenzó a correr por las redes sociales haciendo un “ciber -escrache”. 

Incluso deportistas del atletismo y del ciclismo de otras localidades de la provincia recibieron la noticia con asombro.



Pruebas

En los primeros diez días del caso, el juez se hizo de informes médicos que dicen que efectivamente la niña está iniciada sexualmente, de un testimonio en Cámara Gesell donde la menor relató un año y medio de varias relaciones sexuales a las que fue obligada por el hombre, y de testimonios de docentes y de una hermana mayor de la víctima, joven que brindó datos que son congruentes con los dichos de la menor, aunque sin que supiera que su hermana era abusada. 

Además la joven relató episodios y diálogos que en su momento no les había dado mayor importancia, pero que ahora dejan a las claras que había una intencionalidad sexual por parte del hombre también para con ella.

La corresponsalía de La Opinión Austral en El Calafate accedió a información que indica que fuera del Juzgado también se conocieron testimonios informales de jóvenes mayores de edad, a las que el deportista había intentado seducir mediante constantes estrategias, originando un sentimiento de acoso por parte de las mujeres, aunque ninguna había radicado una denuncia. 

“Le corté el rostro pensando que era un desubicado y pesado, pero ahora me doy cuenta que este tipo es un enfermo”, le dijo una de esas mujeres a La Opinión Austral.



Carátula y posibles penas

F.A. quedó procesado por el delito de Abuso Sexual Agravado por el Vínculo, ya que el adulto era la pareja de su madre, con quien convivían en la misma casa.

Pero si prospera la idea de la querella, el delito de “Abuso Sexual” podría convertirse en “Corrupción de Menores” o en todo caso, en ambos delitos en “Concurso Real”.

Es que el hombre comenzó con sus abusos cuando la chica tenía un máximo de 10 años, edad en la que aún no despertaba sexualmente.

El fue quien la inició, y con sus abusos, uso de pornografía, y otras artimañas, cambió la naturalidad sexual de la menor, lo que para la ley es “Corrupción de Menores”, delito que al ser cometido contra menores de 13 años tiene una pena de 6 a 15 años de prisión.

El caso de El Calafate podría tener características de un caso de “Corrupción de Menores”, según lo plantean los abogados de la querella.

Pero el juez de Primera Instancia eligió la figura de “Abuso Agravado”. 

El Código Penal establece una pena básica de 6 meses a 4 años al que abusa sexualmente de una persona menor de trece años o cuando mediare violencia, amenaza, abuso coactivo o intimidatorio de una relación de dependencia, de autoridad, o de poder, o aprovechándose de que la víctima por cualquier causa no haya podido consentir libremente la acción. 

La pena es elevada de 4 a 10 años de prisión si el abuso es extendido en el tiempo configurando un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima. 

Si el abuso es con acceso carnal, el Código dice que la pena será de 6 a 15 años. 

La otra alternativa, a la que parece apuntar el juez calafatense Carlos Narvarte, es una sumatoria de características, que contempla una pena de 8 a 20 años de prisión.

Ayer cuando el juez le explicó a las radios calafatenses los fundamentos de su procesamiento, se refirió a este último rango de pena, el que se da para casos de abusos de menores, con acceso carnal, con duración en el tiempo, y cuyo autor sea un adulto familiar o con autoridad por ser guarda de la educación o formación del menor.

Fuente: La Opinión Austral

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada