domingo, 26 de junio de 2016

EL GOBIERNO NACIONAL DESMANTELO UN PROGRAMA DE PREVENCION DEL CIBERACOSO

Título original: Caperucita se quedó sin red


El programa Con Vos en la Web proponía videos educativos, talleres en escuelas y manuales con instrucciones para prevenir riesgos en las redes sociales y evitar casos como el reciente asesinato de Micaela Ortega en Bahía Blanca. Ahora ya no funciona y el personal especializado fue despedido.





A pesar del reclamo para que se redoblen las políticas públicas que disminuyan la violencia de género con la masiva marcha de NiUnaMenos, desde el 10 de diciembre de 2015 la gestión de Cambiemos paralizó las actividades para prevenir la violencia contra las chicas y jóvenes en redes sociales. El Programa Con Vos en la Web, del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que se encargaba de esta problemática está congelado. Ya no se encuentran disponibles videos educativos en su sitio web, ni se están ejecutando talleres en las escuelas, ni se reparten manuales con instrucciones para prevenir peligros en las redes sociales y su personal especializado fue despedido.

El reciente femicidio de Micaela Ortega, de 12 años, que fue asesinada por un hombre que la engañó a través de Facebook mostró la importancia de la intervención del Estado en brindar herramientas educativas a las niñas y adolescentes para que puedan disfrutar de Internet de manera segura y sin riesgos. A contramano de esta necesidad urgente se desmanteló la política pública para prevenir la violencia machista en redes sociales.

Por eso, los lobos ahora se encuentran más impunes en el bosque de las conexiones a través de teléfonos y computadoras. “Caperucita 2.O”, dice el libro que se abre y la muestra en viaje a la casa de su abuelita para enseñarle a usar la compu. Caperucita se lo dice por teléfono y postea en una red social que está en viaje a lo de su abuelita y con un localizador que muestra por dónde camina en el bosque. El lobo feroz mira la cuenta de Caperucita y se relame pensando en que la puede convertir en su cena. Unos días antes, ella había aceptado propuestas de amistad porque quería llegar a tres mil amigos y, entre ellos, estaba Lobyyy (al que no se le veían las garras porque escondía sus mañas). Caperucita se saca una foto y la sube a Instagram. También publica su dirección y teléfono en sus datos personales. Además, elige hacer pública su información y no restringida solo a sus conocidos. El lobo feroz se disfraza de ancianita y quiere atacarla. Por suerte, la verdadera abuelita sabe karate y salva a su nieta del engaño del lobo. Los cuentos, cuentos son. Pero la prevención no es ficción: “En las redes sociales aceptá solo gente que conozcas. No te olvides que ellos van a ver todo lo que publiques”, propone Caperucita desde un innovador video de dibujos animados, publicado el 29 de octubre del 2013, y con más de 34.558 visitas en el portal de Educ.ar. El objetivo es enseñarles a chicas y chicos los riesgos de aceptar desconocidos, de publicar información sobre la dirección donde se encuentran o qué están haciendo en cada momento y que personas que no son confiables (o que pueden hacerse pasar por otras) sepan dónde y cómo encontrarlos/as.

El video de Caperucita 2.0 no es un protector de pantalla infalible para los rayos dañinos de las redes sociales. Pero puede ayudar. Y mucho, para que las nenas y adolescentes sepan las reglas básicas para disfrutar de Internet y redes sociales sin exponerse a peligros. Sin embargo, desde el 10 de diciembre, Cambiemos decidió esconder a Caperucita. En el sitio Educ.ar todavía se puede encontrar. Pero el programa que creó Caperucita 2.0 esta apagado y sus videos también. “Este video es privado. Lo sentimos”, dice una cara amargada en youtube cuando se quiere tener acceso a los materiales educativos para prevenir grooming (acoso), sexting (cuando se extorsiona a través de fotos sexuales), cyberbullying (agresiones por medio de Internet), amenazas web, uso seguro de wi-fi, y privacidad en redes sociales del programa Con Vos en la Web, del Ministerio de Justicia. El lobo feroz de la transición se comió la prevención a largo plazo.

A más de un año del primer NiUna Menos y con una segunda marcha histórica de más de 150.000 personas que reclamaron el 3 de junio pasado más medidas para proteger a niñas, adolescentes y mujeres de morir por su condición de género, el Estado retrocedió en la educación para prevenir la violencia de género a través de redes sociales. El Programa Con Vos en la Web despidió a casi todo su personal (solo queda una diseñadora) y actualmente está paralizado. En el Ministerio de Justicia aseguran que no fue cerrado y que depende de la Dirección de Protección de Datos Personales y sostienen que están analizando los materiales para el segundo semestre. Pero, mientras tanto, los talleres en los colegios, las capacitaciones virtuales e, incluso, la visualización de herramientas para que las chicas y los chicos sepan cuidarse ante nuevos peligros está desenchufado.

El femicidio de Micaela Ortega, de 12 años, en Bahía Blanca, instaló el debate sobre los riesgos sociales de Internet. En los medios se culpabilizó a la niña por tener más de un perfil en Facebook, a su madre por no vigilar todo el día la pantalla de Micaela o a las nuevas tecnologías por ser una puerta abierta a peligros.

Las niñas no se inmolan, no se suicidan, no tienen la culpa. Jonathan Luna, de 26 años, está detenido en Bahía Blanca, acusado por el homicidio –agravado por alevosía y femicidio– de Micaela. Se hizo pasar por una chica de su edad y empezó a conversar desde febrero. El 23 de abril logró que ella le tuviera confianza para encontrarse y, para justificar su presencia, le dijo que la iba a pasar a buscar un primo suyo más grande. Le robó y quiso abusarla sexualmente. La nena estaba desaparecida y su familia pedía que se revisaran sus cuentas de Facebook. Pero se tardó mucho tiempo y hubo que recurrir a organismos extranjeros. La organización norteamericana The National Center for Missing & Exploited Children (experta en pedofilia) accedió a la información de Facebook y a las conversaciones de Micaela con Luna que permitieron detenerlo y llegar a encontrar el cuerpo de la niña. En la casa de Luna estaba el celular de Micaela, su ropa y una planchita de pelo. El acusado del femicidio tenía 1700 contactos en Facebook y el 95 por ciento eran niñas, según informó el fiscal de la causa Eduardo de Lucía.

El agujero público en no prevenir la tecno-violencia de género y en investigar su desaparición y asesinato forman parte, también, de los reclamos por los que se salió a pedir NiUnaMenos, el viernes 3 de junio, en todo el país. La Educación Sexual Integral es uno de los reclamos del movimiento de mujeres y es la mayor vacuna para prevenir abusos sexuales, noviazgos violentos y también nuevas formas de acoso o captación para violación, acoso, extorsión, robo, trata, secuestro o asesinato a través de engaños en redes sociales. ¿Por qué se retrocedió con el protector de pantallas que, al menos, existía? Ezequiel Passeron fue el coordinador de Con Vos en la Web y ahora abrió una organización que se llama Faro Digital para la construcción de ciudadanía digital. El cuenta: “A fines de marzo, las nuevas autoridades de la Dirección de Protección de Datos personales nos informaron que no íbamos a continuar siendo parte del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. El equipo, que constaba de ocho profesionales, fue desmantelado, sin que se nos informaran los motivos y sin decir qué iba a suceder con la política pública. Desde diciembre hasta marzo nos prohibieron publicar contenidos en redes sociales, responder a consultas del público y realizar talleres y capacitaciones. Así, la política pública del Estado que se encargaba de buscar un uso responsable de las TIC quedó totalmente frenada y sin muchas formas de continuar en el futuro. Miles de chicos y chicas, así como padres y docentes que recibían capacitaciones y cursos en todo el país, hoy no tienen una respuesta desde el Estado ante las distintas problemáticas de ciberbullying, grooming, sexting”.

Desde el Ministerio de Justicia admiten que los videos, como el de Caperucita, no se pueden ver, pero desmienten la clausura de las vacunas digitales. Eduardo Bertoni, director nacional de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia le dijo a Página/12: “El programa Con Vos en la Web no fue cerrado ni está previsto cerrarlo. Es uno de los programas importantes vinculados con las funciones de difusión y capacitación y el presupuesto de Protección de Datos Personales (PDP) no ha sido alterado. Hubo despidos como en otras áreas del Estado Nacional. Estamos rediseñando o diseñando nuevos programas y materiales de capacitación y difusión, alguno de los cuales prontamente estarán en nuestro campus virtual. Lamentablemente el caso de Micaela no es el único, ni el primero. La cantidad de casos ocurridos en el pasado de características similares nos han convencido que debemos redoblar los esfuerzos para mejorar y a veces cambiar los materiales que teníamos a disposición”.

–¿Por qué no se puede ver el video de Caperucita Roja?

–Estamos revisando todos los materiales. Estamos trabajando para tener materiales vinculados a las tareas de capacitación y difusión de derechos durante la segunda mitad del año.

–¿Se están realizando talleres en los colegios?

–No se están realizando. Se pueden pedir, por supuesto.

Fuente: Luciana Peker

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada