domingo, 17 de junio de 2012

EN VIOLENCIA DE GÉNERO: FALTA PREVENIR...








La abogada Susana Chiarotti cree que en la Argentina “casi todas” las medidas están pendientes cuando se trata de violencia de género. Fundadora y directora del Instituto de Género, Derecho y Desarrollo (Insgenar), Chiarotti sostiene que, aun cuando la ley que estipula el femicidio como un tipo específico de delitos esté en medio de su trámite parlamentario, “que funciona más como un compromiso político”, falta el empeño en la prevención. “A un montón de mujeres que militamos en el movimiento feminista nos preocupa que no haya medidas preventivas para que no sea necesario que se llegue a aplicar esa ley, para que no mueran las mujeres”.

–¿Qué tipo de medidas preventivas?

–Por ejemplo, establecer servicios que efectivamente escuchen a las mujeres que denuncian. En muchos de los casos de femicidio conocidos, el 40 por ciento de las víctimas son mujeres que habían denunciado con anterioridad violencia y amenazas de muerte por parte de sus parejas. Eso demuestra que no hay un buen trabajo preventivo, porque o no se protegió a la mujer que pidió ayuda o no se le creyó y no se tomó una medida precautoria. O, si se dio una medida cautelar, no se cumplió. Puede haber pasado también que se trate de mujeres que no tengan autonomía económica y hayan tenido que seguir viviendo, con sus hijos o ellas solas, en el mismo lugar que el maltratador. Y eso tiene que ver con otro paquete de políticas de parte del Estado que deberían garantizar que las mujeres que sufren violencia tengan prioridad en el acceso a la vivienda, apoyo económico, capacitación, acceso al empleo. Muchas veces son mujeres que no pueden salir de esa situación por falta de independencia económica; prefieren aguantar el maltrato porque no tienen adónde ir. Pero hay que empezar por espacios multidisciplinarios adecuados para escuchar a las mujeres, para creerles. Cuando una mujer dice “me amenazó y tengo miedo”, no está jugando. Una vez que se hace ese set, hay que pasar a la cuestión precautoria.

¿En qué tipo de medidas?

Justamente, tenemos que preguntarnos qué tipo de medidas tomamos. Tal vez se dicta una cautelar para evitar que el agresor se acerque al domicilio o al trabajo de la víctima, pero no hay efectivos policiales para ejecutarla y entonces no pasa nada. Pero hay otras medidas posibles. A una persona que amenaza de muerte a otra habría que ponerle una tobillera magnética con GPS. La tecnología da nuevas herramientas. El tema es poner la imaginación al servicio de la seguridad de las mujeres. Cuando se habla de seguridad, se habla de crimen organizado y no de las 200 y pico de mujeres sanas, jóvenes y fuertes que mueren cada año y que podrían estar vivas si se tomaran medidas.

¿Y respecto de la prevención?

Es un tercer bloque de medidas que tiene que ver con hacer conocer a las mujeres sus derechos, que sepan que no es correcto recibir una amenaza. Esa prevención hay que empezarla a abordar desde los noviazgos, hay que alertar a las jóvenes que los celos descontrolados no son amor. Y otra cosa que debería hacerse a nivel público es tener mejores datos sobre la dimensión de la problema de la violencia. En eso México y Perú han avanzado.

–Es una medida de fácil aplicación.

–No tanto: no se trata de costos sino de un cambio de mentalidad. Hay que comprender la importancia de prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.

fuente. página 12 - Por Soledad Vallejos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada