sábado, 8 de agosto de 2020

FEMINISMOS E INTERSECCIONALIDAD

Título original: De silencios y opresiones. ¿ Qué sabemos de feminismos e interseccionalidad?


 ¿Te preguntaste cuáles son tus intersecciones y qué privilegios te dan? ¿Sabías que las víctimas de violencia institucional en general son pobres y racializades? Las políticas públicas interseccionales no significan proyectar o planificar un cupo marrón, negro o disca; no es hablar de ceremonias ancestrales, ni de poner whipalas en edificios públicos. Sandra Hoyos recorre la construcción política y teórica de la interseccionalidad.

La potencia de los feminismos cuestiona sus propias estructuras. Interpela y hace repensar con quiénes y para quiénes es posible transformar y construir. No son sólo las olas, ni las mareas, ni tampoco es únicamente la opresión de género. Cuántas veces nos sentimos fuera o al margen del feminismo o lo acusamos de académico y blanco. El feminismo para todes existe, no hay teoría que defina a quién pertenece. Lo que existe son posturas, al parecer con mayor jerarquía, que señalan que señala que unas reivindicaciones tienen que garantizarse antes que otras. 

Lo interseccional en el feminismo es resultado de esa potencia transformadora. Una palabra que suena en salas zoom, en conversatorios, en transmisiones en vivo por Youtube. Una noción que está presente al enunciar el racismo en las políticas públicas. Pero, ¿qué estamos diciendo cuando hablamos de interseccionalidad?

El concepto de interseccionalidad fue utilizado por Kimberlé Crenshaw en 1989 para señalar las distintas formas en las que la raza/etnia-género-clase interactúan y cómo se generan las múltiples dimensiones y opresiones que conforman las trayectorias de las mujeres negras (Crenshaw 1989). Su objetivo fue ilustrar las experiencias a las que se enfrentaban esas mujeres, las cuales no estaban delimitadas por los márgenes tradicionales de la discriminación racial, por un lado, o de género, por otro. Afirma que la intersección del racismo/etnia, la clase y el género en las vidas de las mujeres negras afectaron y afectan sus vidas de maneras que no pueden entenderse si se miran por separado las diferentes opresiones, ni tampoco si se adicionan unas a otras. 


Kimberlé expresa que la interseccionalidad es parte de la experiencia de la mujeres negras. Enfatiza cómo se intersectan las diferentes sistemas de desigualdad y dominación: el económico, el de género y el racial. La autora afroamericana sostiene que hay que tener un enfoque interseccional o que las estrategias de intervención han de responder a estas intersecciones. 


Su propuesta es una crítica al feminismo que se enfoca sólo en las opresiones del sexismo dejando por fuera aspectos como las condiciones económicas; por otro lado dirige su crítica  los discursos antirracistas, vigentes por ese entonces;  por no considerar la cuestión del género. Es decir; una gran dificultad en  entender las opresiones por ser  mujeres y negras. Considera que, tanto el feminismo como el  antirracismo han fracasado a la hora de tener en cuenta las  intersecciones presentes en estos sistemas de opresión llamados  racismo y  patriarcado.


Ella parte de que las personas puede ser entendidas en sus interseccionalidades, que no necesariamente se traducen en maltrato, pobreza o discriminación. Pero, en particular, enfatiza la idea -o aquello que hay que tener en cuenta- sobre las intersecciones que además están atravesadas por el modo en estamos posicionades en una estructura social.


Una persona profesional, segunda generación de graduades en la familia, con ascendencia europea, con trabajo e ingresos que le permiten tener auto, vacacionar, pagar un alquiler o ser propietarie en un lugar residencial. ¿Podemos mirar a esta persona desde sus interseccionalidades? Sí, claro. El resultado o conclusión podría ser que tiene buena capacidad de acceder y posicionarse en el mercado laboral, tener un sueldo que le permita ahorrar, no correr el riesgo de ser discriminada por su color de piel, no cargar con estereotipos de persona no blanca.e permitirá, quizá, aspirar a ocupar lugares de decisión o poder, debe dormir en un lugar con aire acondicionado o calefacción según la época del año, tener obra social. Seguro podemos imaginar unas cuantas cosas más, o suponer cómo sería si esta persona fuera  varón, mujer o lesbiana.


La interseccionalidad de la que queremos hablar es aquella que impacta  de forma negativa en otras identidades: cuando Crenshaw lo planteó, hablaba de las mujeres pobres racializadas. El concepto demostró que las violencias que atraviesan las mujeres negras no estaban delimitadas como líneas paralelas que no se tocan.  Este concepto amplió y complejizó un enfoque. Un modo de ver a partir de las experiencias y vivencias, de la construcción de las identidades y de las condiciones concretas de existencia.


La interseccionalidad no es algo que se incorpora, se aprende o se le da a otra persona. Para Collins (2000), otra representante del feminismo negro, la interseccionalidad se refiere a la forma particular en la que diferentes categorías de opresión, como la raza, el género, la sexualidad y la nacionalidad, se encuentran y se corporizan en las personas. Esta interseccionalidad particular de la que hablamos es nada menos que la vida misma de las personas. 


El concepto rápidamente empezó a circular, empezó a cuajar y a intelectualizarse mucho antes de ser llevado a la práctica. Lo han incorporado organismos internacionales en sus guías o manuales para sumar un enfoque interseccional a la políticas públicas..


La propuesta de Kimberlé sin dudas levanta los cuestionamientos del feminismo negro de los ’60 y ’70, donde ya se planteaban que las opresiones eran múltiples. Además que no eran las mismas opresiones ni demandas que expresaban de las feministas de la 1° y 2° ola. En ese contexto se hacía mención a los términos simultaneidad para visibilizar las dobles o triples opresiones.


La interseccionalidad, en la actualidad, conlleva gran atención desde lugares académicos, políticos y de activismos. El concepto se fue incorporando no sólo para hacer mención a las mujeres negras, sino a toda la población racializada, es decir no blanca. Desde las mujeres del pueblo mapuche, a les migrantes africanos que intentan llegar a Europa. La interseccionalidad es considerada un recurso analítico, trata de comprender la relación entre diversas categorías socioculturales de diferenciación y las identidades. Esta aproximación teórica permite problematizar y hacer consciente la complejidad de la categorización, así como las relaciones de poder que atraviesan a les sujetes (Knudsen, 2005). Se transformó en una referencia para toda persona o grupo de personas que padecen las opresiones del sistema capitalista, heteronormado y blanco. Como una forma de nombrarles. 


Del concepto a la práctica


Sin embargo esta interpelación en su origen fue dirigida al movimiento feminista y antirracista, por ello podría decirse que tiene una responsabilidad ética. Algo de eso se evidencia en el lema hecho grafitti -que es más una expresión de deseo que de realidad- “El feminismo será antirracista o no será”. 


Sin embargo, la interseccionalidad así a secas, como concepto, también refiere a las interseccionalidades propias. ¿Cómo se mira desde una interseccionalidad heteronormada, profesional, de clase media y no blanca a otra persona marrón, que vive del cartoneo? O ¿cómo se mira a una travesti, que trabaja de puta y es peruana? ¿A una profesional migrante latinoamericana que habla aymara?


La interseccionalidad no es la lente para mirar pobres, marrones, travestis, indígenas, afros, discapacidades, neurodivergentes o migrantes. No es un enfoque que va permitir comprender cómo se siente o que se puede hacer. La interseccionalidad también es para que te mires, para que se mire el Estado, la docente, el intelectual, el jefe, el presidente, la ministra de las mujeres.


Las políticas públicas interseccionales no significan proyectar o planificar un cupo marrón, negro o disca. No es hablar de las ceremonias ancestrales, ni de poner whipalas en edificios públicos.


En todo caso, si entendemos que el enfoque interseccional contiene o tiene en cuenta las dimensiones que intersectan a una persona o grupo de personas, éstas deben considerarse de una forma real y concreta. Es decir desde sus vivencias, desde su identidad. Por ejemplo: en las cárceles de nuestro país las mayor parte de la población privada de su libertad proviene de sectores pobres, con escaso acceso al sistema educativo y son de piel color marrón (en general ascendencia indígena-campesina). Otro ejemplo: las víctimas del gatillo fácil a manos de la policía son varones pobres y racializados. 


¿Cuales son las intersecciones para analizar las políticas públicas sobre el sistema penal, la (in)seguridad, la educación en contexto de encierro? Mientras no se reconozca que el encarcelamiento y el delito tienen un factor racial y de clase, no hay política pública interseccional que valga o, dicho de otra forma, lo interseccional será solo testimonial.


Respecto de las mujeres pobres, que están a cargo de las tareas de cuidado en su hogar, con 3 hijes o más, que no tienen trabajo formal, que son violentadas en su hogar, que viven en un barrio pobre sin acceso a agua potable, ¿cómo sería una política interseccional para ellas?


La interseccionalidad que propuso Kimberlé, de la que hablaban las feministas negras, es una propuesta que interpela, que cuestiona y que queda picando para que la sigamos amasando. La interseccionalidad también plantea que te mires, que te preguntes cuáles son tus intersecciones. Que ello te permita preguntarte cuales son tus privilegios. No es la interseccionalidad escrita en los paper en inglés o del proyecto de la ONU o el BID. 


Privilegios, una palabra que puede enojar, molestar. Las opresiones que sufren (que sufrimos) las personas racializadas es porque otres tienen privilegios al no serlo. Es privilegio y es confort que se gozan sin haber hecho algo de forma directa para lograrlo: fue por herencia histórica de la desigualdad estructural.


Es decir, no es tu responsabilidad que la mayoría de las personas con dinero sean blancas, que la mayoría llegue a ser jefa, no hiciste nada para que las personas blancas, flacas y sin discapacidad sean consideradas bellas, no hiciste nada para que las personas que no hablan como lengua materna el castellano tengan los menores niveles educativos o nunca lleguen a la universidad. No es culpa de las personas no racializadas. Sin embargo gracias a este ordenamiento social, racial y económico hay personas que acceden al confort y al privilegio que da la blanquitud y otras que simplemente no.


¿Te preguntaste, cuáles son los privilegios de tu interseccionalidad?


Fuente: LATfem - Por Sandra Hoyos




miércoles, 5 de agosto de 2020

18 de 30 :La Argentina aplico la mayor cantidad de políticas de respuesta a Covid-19 con perspectiva de género




 
Según un informe que publicó ONU Mujeres junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Argentina encabeza el ranking de países que implementaron políticas públicas para enfrentar la crisis que provocó la pandemia desatada por el Covid-19, con una sustantiva proporción de ellas sensibles al género. En lo que denominaron como “rastreador” de políticas con enfoque de género, analizaron un total de 1.577 medidas implementadas en 195 países. En el caso de Argentina, el informe destaca treinta medidas adoptadas en respuestas al Covid-19, de las cuales dieciocho fueron sensibles al género. De estas, nueve corresponden a políticas específicas contra las violencias por motivos de género, cinco destinadas a la seguridad económica de las mujeres y diversidades y cinco vinculadas a la economía del cuidado.

Entre las medidas relevadas en el caso argentino, se encuentran el fortalecimiento de la Línea 144, los nuevos canales de comunicación implementados en el contexto de la emergencia sanitaria, la articulación del Ministerio de las Mujeres Géneros y Diversidad con los gobiernos provinciales, locales y organizaciones de la sociedad civil; la prórroga automática de medidas de protección para personas en situación de violencia por motivos de género; la resolución que estableció como casos de fuerza mayor aquellos vinculados con las violencias por motivos de género; la disposición de dispensar tanto a varones como mujeres de ir al trabajo en los casos en que su presencia resulte indispensable para realizar las tareas de cuidado mientras dure la suspensión de clases en las escuelas; las disposiciones vinculadas con el traslado de niñas, niños, niñes y adolescentes en aquellos casos en los que los progenitores o referentes afectivos no se encuentren en el mismo hogar; la incorporación de personas travesti y trans a los programas sociales; la incorporación de personas en situación de violencia al programa Potenciar Trabajo; los subsidios extraordinarios para aquellas personas beneficiarias de la Asignación Universal por Embarazo y la AUH, así como también a la población beneficiaria del Sistema Integrado Previsional Argentino, de la Pensión para el Adulto Mayor, de pensiones no contributivas por vejez, invalidez, madres de siete hijos o más y la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), entre otras políticas.

“Este lugar que ocupa la Argentina en este informe es una muestra del compromiso de todo el Estado nacional en promover políticas con perspectiva de género y diversidad. La creación del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad dio cuenta de la decisión política del Presidente Alberto Fernández y de la Vicepresidenta Cristina Fernández de jerarquizar estas políticas, que era un paso indispensable hacia la transversalización de la perspectiva de género. Para poder efectivamente reducir las brechas entre varones, mujeres y diversidades es indispensable que los distintos organismos del Estado se comprometan en este desafío y el reconocimiento en este informe de PNUD y ONU Mujeres demuestra que estamos en el camino correcto”, sostuvo Elizabeth Gómez Alcorta.


El rastreador del PNUD relevó medidas nacionales que abordaron la respuesta al Covid-19 y de ellas, destacó aquellas sensibles al género como las políticas de seguridad económica y seguridad social de las mujeres y diversidades, el trabajo de cuidado no remunerado, el mercado laboral y la violencia por motivos de género. La metodología empleada por el rastreador se basó en información disponible públicamente, incluida la cobertura de los medios, documentos oficiales y otros rastreadores de políticas de Covid-19.

Fuente: El cohete a la luna 

viernes, 31 de julio de 2020

WEBINAR GRATUITO: LA VALIDACION DEL TESTIMONIO DE LA VÍCTIMA DE ABUSO SEXUAL COMO PUERTA DE ENTRADA AL BACKLASH



WEBINAR GRATUITO EL SÁBADO 8 DE AGOSTO A LAS 18 HS. Por Zoom

Por FB livehttps://www.facebook.com/DesafiosycompromisosLaPampa

Biografía de les profesionales

Maximiliano Orsini.
 Abogado. Recibido en la facultad de derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata año 1998. Postgrado Universidad Catolica Argentina de Buenos Aires. Representando del derechos de victimas en delitos de abuso sexual desde año 2008 y victimas en general del sistema judicial revictimizante.
Actualmente patrocinante de los siguientes casos: 
  Caso Magali; caso abuso en manada Tandil. 2016. Caso abuso Camping el Durazno Miramar 2019. 

"Luchar por la igualdad de derechos no es una perdida de tiempo, mas aún cuando lo es pos del derecho de los mas vulnerables, normalmente mujeres y niños frente a los abusos de poder de parte de la justicia argentina aunque ello cueste enfrentarse a innumerables denuncias personales por parte de los operadores judiciales".

 Objetivo profesional. La aplicación indubitable de la normativa nacional e internacional de protección a los derechos del niño y mujeres por parte del sistema judicial a veces "medieval" y "lobbista" durante los procesos judiciales para evitar su revictimización.

Asesor de Las Evas Org Feminista.

Lic Daniela Lezcano

 Psicóloga. Perito Forense en las Temáticas de Abuso sexual en la infancia y Violencia de género.
Graduada con honores de la UCA Pontificia Universidad Catolica Santa Maria de los Buenos Aires.
Perito en casos de renombre Nacional e internacional. El Juicio del siglo en la Pcia de Sgo del Estero es uno de ellos.
Referente de Las Evas Tandil. Org Feminista autogestiva -  Supervisora área de Psicología de Las Evas. 
Referente Tandil de la Campaña Federal Yo no Miento. Asoc Hamartia. 
Integrante de Red Mujeres Libres de Violencia . Pcia de Bs As. 
Asesora de la  Defensoría del Niño, niña y adolescente de la Pcia de Sgo del Estero.
Docente de Especialización Superior en Prevención e Intervención en Abuso sexual contra las Infancias dependiente de la UNSE.  
Mamá por elección de dos seres libres y luminosos. Mi motor y guia.
Aprendiendo a ser cada día mas libre de mandatos, patriarcales. Soñadora y luchadora desde que tengo memoria..
Trabajando para visibilizar la persecución que sufrimos las mujeres que enfrentamos al poder : Víctima de Backlash

"Considero a la niñez una cuestión de estado. El único camino para protegerla es lograr la Sanción de una ley que proteja a quienes cuidamos a los niños, niñas y adolescentes ."






Historia de Las Evas

Nos encontramos en este contexto único, cada unx desde su casa, pero unidxs y organizadxs trabajando. Somos una organización feminista y autogestiva, que con las sierras de Tandil en las espaldas trabaja sin cesar, poniendo el foco en las infancias y adolescencias vulneradas y  en las figuras protectoras silenciadas. 
Luchamos contra la violencia machista y patriarcal que vuelca su odio y reprime no sólo a mujeres y niñxs, también a la comunidad LGTBIQ+
Inició este camino hace muchos años nuestra querida Daniela Lezcano, psicóloga y perito en abuso sexual. 
Daniela luchaba sola contra abusadores, pedófilos y violentos. Los medios y la justicia cómplice se encargaron de inventar causas y rumores en su contra. Las que hoy conocemos todxs como FAKE NEWS y LAW FARE.
 Pero, para nosotrxs, siempre gana el amor. Las causas falaces hicieron agua aunque los rumores siguen vigentes en boca de quienes se benefician de la ausencia de una psicóloga comprometida que es firme como roca. 
Hoy ya no somos una psicóloga “loca” en el sur de la provincia, somos un grupo de personas comprometidas, luchadoras, con convicciones firmes y una amorosa mirada de género. 
  En nuestra orga contamos con psicólogxs, abogado, obstétrica, ,referentxs barriales, madres protectoras y una clown  porque llevamos la sonrisa como bandera, nuestra rebeldía es alegre y siempre desde el amor que gana al odio. 
 Nuestra  militancia activa e implicada va contra las peores violaciones a los DD.HH de niñxs y minorías.

viernes, 24 de julio de 2020

jueves, 23 de julio de 2020

LA PROSTITUCIÓN ES UNA FORMA NATURALIZADA DE VIOLENCIA SIMBÓLICA, SEXUAL Y SOCIAL

título original: “Romantizar la prostitución es un privilegio de clase”



Dialogamos con Moira Goldenhörn*, abogada feminista investigadora en Sociología Jurídica, maestranda en Cs. Sociales y Humanidades en la UNQ, quien presentará un trabajo de investigación sobre derechos sindicales de mujeres y feminidades trans/travestis en situación de prostitución, desde perspectiva abolicionista, en las II Jornadas Democracia y Desigualdades que tendrán lugar en la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ) en Octubre de este año.
Desde hace años la abogada especializada en Ciencias Sociales, viene dedicándose al estudio en perspectiva crítica del Derecho, la Ciencia Jurídica y las decisiones judiciales “lo que en un primer momento quería abarcar con la expresión ‘perspectiva crítica’, hoy lo entiendo como una ‘perspectiva feminista crítica, decolonial e interseccional’. No es lo mismo tener una mirada crítica de ciertos fenómenos que una mirada feminista, clasista, que considera opresiones por raza, etnia, religión, edad, origen nacional o migrante, entre otros factores que intersectan la realidad”.

“Mi interés en la investigación social viene dado por los años de experiencia en la militancia de base, en los barrios, y desde la gestión por los intercambios con pequeñas comunidades rurales. Con el tiempo me fui aproximando no desde una mirada intervencionista de un Estado autoritario sino de escucha y observación. Lo poco que pude cursar de la carrera de Sociología de grado me dio herramientas del enfoque etnográfico para la investigación de campo que nutriera las lecturas; porque si no, la ciencia social es estéril. Hoy tenemos una academia muy lejana de lo que ocurre en el llano, en el cotidiano, en la realidad habitual que afecta a la enorme mayoría de la población”.

Su trabajo, entonces, lo encontramos atravesado por vivencias que, contrastadas con el discurso jurídico, parecieran estar saldadas. “Todas estas inequidades sociales las fui considerando no desde la carrera sino desde la militancia y desde el estudio de las ciencias sociales, en tercer año cursamos Introducción a la Sociología y para mí fue un click enorme, se hizo muy cuesta arriba terminar Derecho porque me di cuenta que es un discurso de sostenimiento del status quo clasista, eurocéntrico, patriarcal; donde no se brindan herramientas para el análisis ni mucho menos la transformación de la realidad sino herramientas técnicas que, en definitiva, por la falta de perspectiva crítica, reproducen el sistema de desigualdad. En muchas universidades se forman abogades no para la transformación social a través de la defensa de derechos, sino para el sostenimiento de privilegios: se reproduce la “familia judicial” y “la familia notarial” junto a la “familia académica”, es un medio muy endogámico, un círculo selecto de conocides y familiares que estan en todos los sectores del campo de acción del Derecho y así tenemos las normas y el sentido común que tenemos. Busco mostrar dónde el discurso jurídico se refuerza a sí mismo incluso con un viso de progresismo, de feminismo o de peronismo. Por eso celebro iniciativas como ésta de UNPAZ que buscan generar reflexiones y contenidos académicos desde el pueblo. Hay muchos cerebros académicos surgidos del pueblo. Los pobres llegan a la Universidad y también pueden llegar a la Academia”.

Así, en esa búsqueda, nos llega este trabajo sobre las personas en situación de prostitución. -¿Por qué hablás de situación de prostitución y no de “trabajo sexual”?

–Bueno, porque ni para mí ni para nadie que provenga del campo popular la prostitución es un trabajo. Quienes escuchamos a las sobrevivientes (porque en su relato son sobrevivientes, no “ex-empleadas sexuales”) sabemos que terminan en la prostitución por carecer de oportunidades de educación, de trabajo pero también de familia, de contención, de afecto, de ternura. Todas las mujeres que yo he conocido que se encuentran o se encontraron en situación de prostitución provienen de hogares sin afecto, donde el único contacto físico era el golpe o la violación; y ni siquiera eso es responsabilidad de las madres, es una naturalización de determinadas formas sociales donde no hay otro lenguaje disponible. Realmente impera el patriarcado duro y puro, el patriarca tiene derecho sobre el cuerpo de la mujer y sus hijes para lo que le dé la gana, incluso materles o expulsarles de su techo. En ese ámbito una violación no es lo peor que te puede pasar. Algo similar ocurre con las travestis y trans, quienes además pagan el precio de ‘deshonrar el mandato de masculinidad’ por su feminidad”. Entonces, en esas historias aparece la prostitución como una salida de un hogar violento y de abandono emocional, la fiola o el fiolo ofrecen no sólo la promesa de autonomía económica sino también la realidad del afecto, la escucha y el cariño aunque no sea más que para captarlas. La prostitución se convierte en marco de referencia simbólica, de pertenencia, y la fiola o el fiolo en una persona protectora, algo que no conocieron en su propia familia. Hay una dependencia emocional muy grande, y también en muchos casos de dependencia de sustancias.

-¿Por eso decís que romantizar la prostitución es privilegio de clase?

-Absolutamente. Romantizar la prostitución es privilegio de clase, he hecho un hashtag con eso. Desde la película “mujer bonita” hasta acá que las chicas y mujeres sueñan con una vida de lujos y amor a través de la prostitución, pero nada de eso existe. También en las prostitutas vip, escorts o sugar babies lo que falta es afecto, hay consumo problemático, codependencia emocional y alto índice de intentos de suicidios y suicidios. Digo que sólo quien tiene acceso a determinado mundo puede creer que la prostitución es elegir el cliente, o salir a cenar con un señor mayor a cambio de dinero. ¿Sabés cuántas putas se enferman de tuberculosis, de neumonía, paradas en las esquinas en pleno invierno?

-Sin embargo, se dice que la regulación de la actividad previene esos abusos y también de los proxenetas.

-Son verdades de perogrullo, en ningún lugar la regulación logró eso sino todo lo contrario. Hoy las mujeres y travas pueden acceder al monotributo social, obra social y jubilación como cualquier autónomo. Pero los “sindicatos” que quieren regular la actividad no las registran como monotributistas, no se entiende por qué. Lo que busca la regulación es legalizar lo que llaman “carrera del sexo comercial”, donde se empieza por puta y se retiran como fiolas y dueñas de departamentos con derecho a retener el 50% de lo que recaudan las putas poniendo el cuerpo.Quieren legalizar el proxenetismo, no la prostitución. Que quede claro eso, no se ofrece  ningún derecho ni mejora laboral que ya no exista disponible.

-Si no es un trabajo ¿Qué opinás de la inclusión como actividad de la economía social?

-Lo único que tiene de “social” la prostitución es su referencia en el orden de las actividades de cuidados, eso de ‘atiende al marido’ con connotación sexual, el imaginario de ‘la buena puta’ que escucha al ‘cliente’ y sus problemas personales, matrimoniales, laborales además de ‘prestar el servicio sexual’; por ello es una actividad altamente feminizada y, consecuentemente, tan miserablemente paga. El resto es lo mismo, es una actividad que trae un rédito económico pero que no alcanza para salir de la pobreza. ¿Qué se pretendía con eso? ¿Hacer un prostíbulo comunitario como hay panaderías, talleres de costura y otros emprendimientos? Es algo ridículo y de un cinismo enorme. La prostitución es vulnerabilidad y un Estado que la avale es un Estado que vulnerabiliza aún más porque se sabe perfectamente que va de la mano de actividades como el tráfico o menudeo de sustancias por las que las putas terminan presas, no sólo por los códigos contravencionales.

–¿Ves una vinculación entre prostitución e inseguridad?

-Es una pregunta delicada a la que se tiende a responder desde un criterio represivo. Lo que yo digo es que las mujeres y travas en situación de prostitución están en una situación de vulnerabilidad tan grande que ser captadas por organizaciones delictivas para el tráfico de sustancias ocurre, y por ende son vulnerables al sistema penal. Las planteo como vulnerables, no como delincuentes, vulnerables también a los ajustes de cuentas y a los femi y travesticidios. Por ello debería estar la prostitución incluida en el Plan Nacional contra las Violencias que se acaba de lanzar. Me sorprende la omisión.

–¿Por qué? ¿Dónde la incluirías?

-Mirá, en función de años de observación veo que la prostitución es una forma naturalizada de violencia simbólica, de violencia sexual y de violencia social que nos ha acostumbrado socialmente a que la vida de la puta no vale nada y su familia tampoco. Está tan naturalizado que no somos conscientes de que nuestro insulto favoritos es “¡qué hijo de puta!”, el “hijo de una puta” es escoria social porque la puta es la cloaca sexual de la comunidad válida para todo tipo de acto erótico, incluídas violaciones, lesiones y muertes. Por ende, son mujeres y feminidades en peligro absoluto: la prostitución (tal vez peor que otras situaciones de calle) es un indicador de vulnerabilidad enorme. Por ello, hace 9 años presenté a la gestión de entonces del Ministerio de Justicia, Seguridad y DDHH un proyecto de abordaje de las violencias basadas en el género como una problemática de seguridad ciudadana porque nos matan, nos violan, nos lesionan (y también nos atacan nuestra propiedad privada) todos los días y para la gestión de las políticas de seguridad valemos menos que una billetera o una cerradura forzada. Preveía un eje de prevención basado en el díalogo para la sensibilización y formación comunitaria y uno de alerta temprana comunitaria con intervención de las fuerzas de seguridad en casos de peligro inminente y actual. En ese momento cambió la gestión y no se pudo llevar a cabo pero más recientemente lo adapté al ámbito municipal para sociedades más conservadoras, planteando con cautela la perspectiva de clase y de género, y lo llevé al Ministerio de las Mujeres. Lamento que sólo tomaran el criterio de alerta temprana comunitaria sin incluir la prostitución como indicador de vulnerabilidad. Más allá que es feo que no se reconozca tu trabajo, es horrible que se altere el espíritu porque son conceptos y conclusiones de años de trabajo ¿cómo va a haber alerta temprana comunitaria, cómo van a estar atentas las personas del barrio, si no consideran que la prostitución es un indicador alto de vulnerabilidad? Un recorte impresionante y veo un sesgo de clase ahí. Insisto, no es un trabajo, es una actividad sumamente vulnerabilizante.

–¿Qué pensás de los feminismos actualmente? ¿hay “una grieta” allí?

-La grieta es histórica en todo ámbito donde no se quieran reconocer las situaciones estructurales de desigualdad. La grieta es la separación clara de opresor y oprimido. Y los feminismos no son ajenos a ella. En este punto coincido con Juliana Marino cuando dice que todos los feminismos son parte de un recorrido histórico, que todos dejan testimonio de su lucha, también los liberales. Yo estoy, además por un feminismo pluralista, ampliado, que, cada cual en su espacio, incluya personas trans, travestis, diversidades sexuales y también hombres antipatriarcales. Para mí el feminismo tiene la potencia de ser un glorioso humanismo en cuanto propone cambios para todo el mundo, incluido el planeta. Quiero un feminismo del buen vivir, popular y situado en nuestramérica.

Sin embargo, aún queriendo incluir a todes, en lo personal me cuesta mucho, al menos en este momento, ver qué es lo ‘empoderante’ de los ¿feminismos? que proponen el borramiento de las mujeres como concepto histórico político y reemplazarlo por conceptos pseudo inclusivos como ‘personas gestantes’, ‘cuerpos menstruantes’, ‘personas con vulva’, ‘identidades útero portantes’; es una contradicción absoluta ir contra supuestos ‘criterios biologicistas’ afianzando conceptos nuevos basados en nombres anatómicos y de las funciones fisiológicas netamente femeninas. Yo sigo creyendo que debemos abolir el género, que una persona que nació con la sexualidad femenina pero que no se identifica con los estereotipos de género que la sociedad le adjudica al nacer, puede vivir y expresarse identitariamente cuando quiera sin obligarnos a las demás a renunciar a nuestra identidad sexual y política en pos de su inclusión.

Y digo ¿feminismos? Como pregunta porque en este tiempo de constructivismo lingüístico y autopercepciones sin correlato material objetivo, la palabra se está volviendo un significante vacío. Eso rescato de la ciencia social, sobre todo de las perspectivas de observación larga, el correlato con lo que se observa en la realidad, la validación de los postulados con un contraste lo más objetivo posible. 

-Y el Derecho entonces es un campo de batalla simbólica también…

-Sí, sin dudas, estamos disputando sentidos fuertemente. Máxime porque aquí tienen implicancias normativas, de deber ser, también hay un orden moral inmanente al ordenamiento jurídico. Vamos camino a cambiar un ordenamiento jurídico patriarcapitalista y eurocéntrico por otro orden de sometimiento donde las mujeres ni siquiera podemos ser mencionadas. Muy distópico todo.

–Para terminar, entonces ¿qué hacemos con el Derecho? ¿hay que abolirlo también?

-No, no sé, no creo. Hoy parece posible una construcción feminista también del Derecho, nos estamos encontrando muchas que hasta dejamos de ejercer la profesión cansadas de luchar solas contra un sistema, es muy desgastante, defiendo iniciativas de sostén comunitario para el ejercicio de la profesión como ABOFEM, debería haber también ‘medifem’, ‘docentefem’, ‘arquifem’, ‘polifem’, porque es increíble el sesgo machista, clasista y patriarcal con que nos forman ‘en nombre de la ciencia’.

Volviendo al punto, no creo que hoy como sociedad ‘podamos’ abolir ni la ley ni la cárcel, lo que tenemos que hacer es transformar su contenido ético y su finalidad hoy identificada como de control y castigo. Tenemos que abolir el patriarcado, la misoginia, el clasismo y el racismo presentes en el Derecho y que no deben existir en un “Estado de Derecho” basado en los DDHH. Recordemos que el Estado Argentino sigue viviendo la ficción golpista que ‘hace de cuenta’ que nunca hubo una Constitución Nacional votada por el pueblo en 1949 y por eso seguimos con instituciones del siglo XIX para un mundo que ya no existe, con parches de DDHH que no se cumplen en los hechos, porque están injertados en una Constitución liberal y no florece nada de allí, es sólo un barniz de progresismo en un Estado arcaico; por eso se nos está haciendo constumbre legislar y ver resoluciones judiciales para la élite, para grupos minoritarios privilegiados pero con ese barniz progre. Por esas cosas, yo veo que abolir el Derecho y algunas de sus instituciones sería abolir la discusión política que hay detrás, y eso me suena mucho a pensamiento único, a pax romana, a un orden hegemónico uniformador sostenido con violencias legitimadas. Si me preguntás de nuevo, te digo que no, que amo el Derecho, que amo la ley que busca justicia social. Porque creo fervientemente que el Derecho es una poderosa herramienta política para la transformación social.

fuente: Diario Digital Femenino - Por Lenny Cáceres.
 

*Moira Goldenhörn, además de madre de dos y Coordinadora de ABOFEM en el Centro de la Provincia de Buenos Aires, es abogada y escribana por UCALP, mediadora comunitaria por UNICEN, PG en Gestión Cultural en FLACSO, y actualmente cursa Maestría en Ciencias Sociales y Humanidades en UNQ, entre otras especializaciones sobre mujeres, géneros y niños, niñas y adolescentes. Fue docente de UCALP, UBA y CBC y actualmente acompaña como oyente la cátedra de Introducción a la Sociología para Derecho en UNICEN, ejerce la docencia en nivel superior y es capacitadora en las áreas de su injerencia. Sus enfoques como investigadora apuntan a desentrañar los diversos anclajes invisibles del sistema patriarcapitalista eurocéntrico en el sistema jurídico argentino.

 

martes, 14 de julio de 2020

webinar GRATUITO:18 de julio - 18 hs. A DIEZ AÑOS DE LA SANCIÓN DE LA LYE 26.485 . Hito histórico en la lucha por visibilizar las violencias contra las mujeres en Argentina



el Dr. Marcos Sacco está a cargo de la Fiscalía temática de delitos que impliquen violencia de género y Violencia familiar.

la Dra Perla Prigoshin es Directora de la CONSAVIG, especialista en violencia de género y ha sido parte del grupo de expertxs en la conformación de la ley 26.485. 

El Webinar será el sábado 18 de julio a las 18 hs, GRATUITO, por zoom. Sólo quienes deseen certificado del mismo la inversión será de $ 200. (comunicarse por privado al 2954404215 o a desafiosycompromisos@yahoo.com.ar)

Enlace de inscripción:  https://forms.gle/qWWVdo4ELEfsqPnd7

Se transmitirá por FB live en página https://www.facebook.com/DesafiosycompromisosLaPampa