domingo, 17 de julio de 2016

LAS MUJERES TIENEN "DUEÑO " EN BAHÍA BLANCA

Título original: Los “privados” mantienen vivo el negocio de la explotación sexual en Bahía.

** Nota al pie: REFLEXIONES






BAHÍA BLANCA. Una ordenanza de 2015 mandó a cerrar los cabarets, pero la actividad mutó un poco.

El 16 de abril de 2015 sonó con bombos y platillos la aprobación de la ordenanza de cierre de los cabarets. Fue el principio del fin, pero solo el principio. No existió desarrollo para enfrentar la problemática y, menos, final para la prostitución, como algunos pudieron creer, casi de manera utópica. Sí hubo cierta inacción y el servicio sexual -uno de los pilares que, según algunos especialistas en la materia, posiciona a Bahía Blanca como una suerte de capital de la trata de personas- mutó inevitablemente, porque la demanda no decreció.

Las casas de citas y los privados reemplazaron a los cabarets. Y no a todos. Otros siguieron funcionando con la persiana cerrada y en días no convencionales, como se pudo comprobar en Cat's (avenida Colón y Sixto Laspiur), que atendía domingos, miércoles y jueves, entre la 0 y las 8, para no despertar sospechas. O algunos de Ingeniero White (Kaos, Las Vegas o El Gran Chaparral), que para la fiscalía federal se mantenían con la "protección" de un prefecto en actividad.

Primer informe: http://www.lanueva.com/la-ciudad-impresa/871982/posicionan-a-bahia-blanca-como-la-capital-de-la-trata-de-personas.html


La ordenanza 18.164 estipulaba una autoridad de aplicación, un plazo de 120 días para revisar todas las habilitaciones otorgadas a ese tipo de locales, cuyos dueños debían presentar un proyecto alternativo de funcionamiento para ponerlo en marcha tres meses después y se debía conformar una comisión evaluadora y una oficina para contención de las víctimas. Casi nada de esto se hizo. Ni en el gobierno pasado ni en el actual.


video

"La ordenanza tiene una parte altamente positiva y otra que no se cumplió. La primera se dio con la imposibilidad de renovar la habilitación, porque ya se vencieron los plazos y nadie volvió a solicitar nuevas habilitaciones de lo que se llamaba cabarets. La segunda parte, que todavía no se reglamentó, es la implementación del control de los privados y de las inmobiliarias que alquilan, con conocimiento de que en esos lugares funcionan casas de citas. Tampoco se conformó el cuerpo multidisciplinario para seguimiento del problema", opinó el fiscal Mauricio del Cero, encargado de causas conexas a la trata de personas.

Impulsora de la normativa, la concejala Miriam Iantosca le pidió al intendente Héctor Gay “que se ponga a la cabeza”, porque se vencieron todos los términos.




“Hice un proyecto dirigido al intendente para que se ponga a la cabeza, porque se cumplieron los plazos de la ordenanza y no se avanzó. Por ahora, son las organizaciones no gubernamentales las que estamos trabajando principalmente con el tema”, aseguró Iantosca, quien además de edil de Integración Ciudadana integra la ONG Bahía contra la trata.

La exconcejala Gisela Ghigliani, también clave en este envión y ahora en funciones en Salud municipal, reconoció que "la comisión todavía no está funcionando y falta articulación", aunque dijo que ya existen algunos nombres propuestos para conformarla. También admitió que la oferta sexual cambió y, a la par, "se están haciendo muchos más operativos".

A partir de la tarea de la ONG Bahía contra la trata -conformada por estudiantes de Derecho, muchos de ellos varones-, se pudo concientizar a una parte de la comunidad, a través de charlas en escuelas y reparto de folletería.

“En el mismo intercambio con los alumnos surgen datos importantes. Por ejemplo, en una de las escuelas descubrimos que otras tres chicas ya habían tenido contacto por las redes sociales con Jonathan Luna”, sostuvo Iantosca, quien afronta otro desafío: crear un observatorio. "No tenemos estadísticas en Bahía. Nadie mira qué pasa en la terminal de ómnibus, un punto clave, ni siquiera hay cartelería", declaró.

Para la abogada especialista Raquel Hermida Leyenda, en tanto, "sirve muchísimo" la ordenanza de cierre de cabarets, "porque en ese tipo de lugares es más fácil ocultar delitos".

"Es importante que la ordenanza le haya dado visibilidad a un problema que antes parecía naturalizado", admitió, por su lado, Del Cero.

Plano, “gatos” y rotación

Hasta el año pasado, el "mapa gatero", creado por el usuario guilleamadorpirata@gmail.com, ubicaba en el plano de Bahía Blanca al menos 24 privados. El portal, que aún hoy está vigente aunque no se actualiza, se ofrece como un servicio para los clientes, con referencias casi "de antología", como la de un local que existía en Luiggi al 500: "Buen lugar y buenas minas, labura 24 horas. Punto en contra, a veces te abre la puerta el fiolo, pero igual es piola". o Godzila Home, de Brown al 500: "No vale la pena ni gastar el dedo tocando timbre. Te afanan la billetera y, si no llevas, te afanan las medias".

"Para los que viven en Villa Mitre les queda cerca, pero por lo general son unas dominicanas entradas en kilos y años, algún trava y alguna paracaidista", era la insólita consigna para una casa de Remedios de Escalada al 400.

En la actualidad, muchos de los teléfonos de contacto publicados no contestan o no pertenecen a un abonado en servicio. De todas maneras, la oferta sigue vigente, cambia constantemente, así como rotan las chicas, los canales de contacto y los puntos de encuentro. Y hoy, varios de esos privados siguen bajo la lupa de los investigadores.

"No es una novedad que en el ambiente prostibular se distingue entre 'el dueño del privado' y el 'dueño de las mujeres'. Las mujeres tienen un dueño -salvo las independientes, que son una absoluta minoría- que las 'alquila' a los propietarios de privados, una suerte de 'mayoristas', porque el mercado del sexo exige rapidez y mano de obra, siendo un negocio extremadamente lucrativo", explicó Del Cero.

"Chicas que estaban en Diábolo, luego aparecieron en Tako's, de Punta Alta o las de El Regional, en el Chupacabras (Médanos)", amplió.

Esto mismo sucede con los privados. Y es muy difícil la recuperación total de las víctimas. En poco más de tres años, se rescataron en la ciudad y la zona a 106 chicas, la mayoría paraguayas y dominicanas, pero casi todas volvieron al "sistema". Sufren lo que se llama sindrome de Estocolmo, casi una ausencia de conciencia de su condición de explotada sexual. La necesidad económica es superior y las somete inconcientemente a proteger sus fuentes de trabajo y hasta a sus victimarios.

Pese a todo, existen relatos contundentes. Como el de M.A.R., en 2015, siendo prostituta en un local rosaleño: "...llegaba y hacía copas, pases, el 50% me corresponde nada más y si te dan propina los clientes, te sacan la mitad. Si faltás un día, así tu casa se esté prendiendo fuego, te cobran 200 pesos sin compasión..."


“Fiestas” para grandes y chicos

"Bomba", como se lo conoce a Fernando Mario Long, fue un precursor en la promoción de la prostitución sin ser proxeneta. En 2005 se motivó en la página Área Vip de Buenos Aires para crear Bahía Love, un portal de "clasificados" sexuales que -según él- llegó a tener 16 mil visitas diarias, lo cual denota el interés por el "servicio", que se disparó especialmente después de 2011, cuando la entonces presidenta Cristina Fernández decretó la eliminación del "rubro 59" de los medios gráficos.

Long -quien en abril pasado fue condenado a 4 años de prisión, aunque actualmente está excarcelado-, cobraba entre 1.500 y 3.000 pesos a cada prostituta que (sola o a través de su "fiolo") promovía su cuerpo, con perfil de datos y fotos sugerentes. Como difundía las "prestaciones" de unas 70 mujeres, se especula que sus ingresos mensuales superaban cómodamente los 100 mil pesos. Cobraba la publicidad en los domicilios o mediante una cuenta bancaria a su nombre y, lo más llamativo del caso, es que tomaba los avisos de contenido sexual (se hacía llamar Gaspar) con el mismo celular que empleaba para alquilar su quinta, en el barrio Los Chañares, para fiestas infantiles. Por ser esa la única vía de contacto, seguramente se prestó más de una vez a confusión el tipo de "fiesta" requerida.

También tenían un sorprendente encuadre infantil las piezas del privado de Sarmiento al 200, desarticulado en 2015. Es que esa propiedad, anteriormente, habría funcionado como un jardín de infantes y las paredes de lo que fueran las salas para chicos aún conservaban grandes figuras ploteadas de superhéroes y dibujos animados, tal como se registró a través del video del allanamiento. Claro que no había mesitas y sillitas, sino luces tenues y camas de dos plazas.


video
Dinero sucio (mucho) y... ¿protección?

Luis Daniel Contreras, exencargado del bar El Regional, en Láinez 2516, tendrá que ir a juicio en la órbita federal como facilitador de la prostitución en el local, que pertenecería al también procesado Roque Arturo Campo. En su declaración indagatoria, aún en el ámbito provincial, no reconoció los cargos en su contra, aunque se mostró casi como un "arrepentido" y ventiló detalles que dimensionan lo lucrativo del negocio.

Según su cálculo, para 2014, El Regional podría superar los 200 mil pesos de ingresos mensuales. “La recaudación era de unos $9.000 los viernes y los sábados podía llegar a $15.000; los días de semana, $3.000 o $4.000. Estas sumas son limpias, es decir descontados los gastos y lo que se le da a las chicas”, afirmó Contreras en el expediente judicial.

También dijo que gran parte del efectivo era guardado “en una cámara frigorífica que estaba cerrada con candado” y que todo lo que él cobraba lo anotaba en una planilla como "limpieza" o "servicio de limpieza". No aludió a una "protección" policial, aunque trascendió por otro lado que la noche del allanamiento en ese comercio se produjo un incidente entre efectivos de la Policía Federal, que llevaban adelante el operativo, y algún agente de la comisaría Cuarta, que tiene a su cargo la jurisdicción.

Una alternadora de Diábolo, que trabajó 5 años en el lugar, declaró que "cuando iba a haber un allanamiento, ellos (los dueños) sabían dos o tres días antes, ya que había un informante".

En otra causa judicial, a Carlos Alberto Sánchez, entonces regente del prostíbulo de Sarmiento al 200, se lo escucha hablar -en una intervención telefónica- con una bruja a la que consultaba permanentemente, porque "tenía temor" de que le "cayera" un allanamiento, debido a que "había estado  hablando con un policía (provincial), que le dijo que no le podía cobrar más". En una nueva escucha, en diálogo con Fernando Long, demuestra su "preocupación" por una supuesta reiteración de robos en los prostíbulos.

Infieren los investigadores que esto último se dio una vez que las fuerzas federales (Policía Federal, Prefectura y Gendarmería) activaron los controles y profundizaron los operativos, y el "peaje" obligatoriamente desapareció. Obviamente que no hay denuncias en ese sentido, porque nadie puede reconocer que le robaron "plata sucia".

Según la OIM

Los tres actores que articulan el negocio

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) tiene en claro que, según el reconocimiento de los propios actores, existen tres funciones en el negocio de trata y prostitución.

En primer lugar están los regentes de los prostíbulos donde se produce la explotación, quienes se comportan como propietarios del local incluso cuando no lo son. Es el tipo de tratante más visible y vulnerable a la persecución penal.


En segundo lugar figuran los proxenetas, "propietarios" de mujeres a las que explotan sexualmente. No cuentan con establecimientos propio sino que "alquilan" a sus mujeres a los regentes.

Por último, están los reclutadores cuya función es captar a las mujeres para su posterior explotación. Los reclutadores pueden trabajar de manera independiente, a cambio de una comisión por cada mujer captada para otro tratante, o en relación de dependencia para el regente de un prostíbulo.

Controles

Los tres encuadres de tipo jurídico

1 -Abolicionismo: Toda prostitución es una explotación del cuerpo del ser humano y la reglamentación de la actividad solo consigue perpetuar esta injusticia. Desde esta posición se penaliza al explotador, pero no a quien explota (es el caso de la Argentina).

2 - Reglamentarismo: el Estado asume el control de la actividad. Delimita los espacios públicos y privados, horarios y características. Identifica y registra la oferta con credenciales. Existe un sistema de control médico obligatorio y se identifican los centros clandestinos de comercio sexual (Holanda o Bélgica).

3 - Prohibicionismo: La represión penal alcanza a todos los involucrados. Los países que lo practican tienen como política tomar acciones policíacas ante cualquier oferta sexual, pública o privada, que implique retribución monetaria. Se pretende eliminar tanto la reglamentación como el ejercicio de la prostitución (Irán).

“No creo que sea la capital de la trata; se visibilizó el fenómeno”

Sin ánimo de entrar en polémicas, el fiscal Mauricio del Cero no consideró acertada la afirmación de que Bahía Blanca es la capital de la trata, tal como sostuvieron, en el primer informe de La Nueva. una funcionaria del Ministerio de Justicia y una abogada experta en la temática.

"Tengo una visión desde un ángulo diferente, de quien trabaja diariamente con delitos conexos (a la trata). La situación de Bahía no es distinta a la que ocurre en muchos lugares del país, solo que en nuestra ciudad se pide la asistencia de la oficina de rescate de las víctimas, eso le da visibilidad al fenómeno y, a partir de esa situación, se deduce que el problema es grave en Bahía, sin advertir que en otros lugares permanece oculto o tapado, porque no hay intervenciones", dijo.

En esa línea, calificó de "inédito" que en la ciudad existan -además de cinco fallos por trata en el fuero federal- seis condenas en delitos conexos en menos de dos años. "Y de lugares emblemáticos", agregó.

Señaló las sentencias contra Miguel Ángel "Sapo" Álvarez (Diábolo), Juan Carlos Alcaraz (El Pibe de Oro), Fernando Long (página de promoción sexual), Cristina Herrera de la Rosa (El Chupacabras, Médanos), Ubaldo Roque López (privado de Luiggi al 500) y Amelia Iris Travela (privado de Sixto Laspiur al 1500).

"Sí coincido con Zaida Gatti (titular de la oficina de Acompañamiento y Rescate de Víctimas del Delito de Trata, que consideró a nuestra ciudad como una zona roja) en que Bahía es una región militarizada, atravesada por una ruta nacional, como la 3, por todo el departamento judicial y con acceso a la Patagonia, y con al menos tres puertos. La realidad la configura de una manera diferente a una ciudad que no es portuaria", afirmó.

De todas maneras, insistió con que "no creo que Bahía sea la capital de la trata; se visibilizó el fenómeno a partir de los procedimientos judiciales".

Fuente: La Nueva

**Reflexiones: Esta ONg no adhiere la mirada que se vierte en esta nota sobre la trata de personas con fines de explotación sexual en general y en particular con el trato hacia las mujeres que se pueden observar no sólo en palabras como en fotografías y los meta mensajes  , encuadre misógino y de des-trato hacia las mujeres, consideramos que se encuadra en lo que se denomina y sanciona la ley Nac. 26.485 " violencia simbólica y mediática", en la CEDAW y en la Convención de Belem Dó Pará.
 No obstante, consideramos necesario subirla al blogs  para vidibilizar la inercia en políticas públicas proactivas en materia político-social ante este flagelo.En la ausencia  de un Estado anómico - desde la persepectiva de las Ciencias Sociales -  y en políticas neoliberales como las que hoy estamos padeciendo son las Ong quienes, en definitiva,  se dedican - en su gran mayoría con escaso presupuesto - a problemáticas complejas en las cuales se están jugando situaciones de poder y crueldad todos los días sobre los cuerpos de las mujeres, de parte de estos machos que accionan de manera cuasi impune, subvertiendo subjetividades colectivas.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada