sábado, 21 de abril de 2012

CUANDO LA AGRESIÓN LLEGA A LA JUSTICIA


Neuquén . Del total de denuncias que desde 2006 recibe Mesa de Admisión y Orientación del fuero Familia, entre un 83% y un 87% corresponde a casos de violencia contra la mujer. El porcentaje se ha mantenido constante en ese margen, incluso después de 2009, cuando se comenzó a aplicar la Ley Nacional 26.485, que redefinió los conceptos de violencia de género y que marcó el rumbo para que las provincias actualizaran su legislación. La implementación de la ley nacional disparó la cantidad de presentaciones en la oficina que depura y organiza las denuncias, pasando de un promedio anual de 2.500 hasta ese año a más de 5.000 tanto en 2010 como en 2011.
Esas estadísticas, sumadas al mandato incluido en la ley nacional para que las provincias establecieran su propia versión, adecuada a los procesos y códigos distritales, derivaron en la reforma integral del abordaje de los casos de violencia contra la mujer en la provincia. A fines del año pasado, dos leyes provinciales indicaron el camino y, adhiriendo a la norma nacional, definieron dos abordajes: el régimen de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia familiar, con la Ley 2.785; y el mismo régimen pero para ocuparse de los casos en los que la mujer es objeto de distintos tipos de violencia fuera de ese ámbito, con la Ley 2.786. Entraron en vigencia el 11 de abril, pero la implementación, que obliga a los tres Poderes del Estado a realizar adecuaciones, está demorada.

Nueva oficina
Un organismo central para aplicar las nuevas leyes será la Oficina de la Mujer, que funcionará como una dependencia del Poder Judicial. Por el momento y desde 2009, ese rol lo cumple la mesa de admisión de denuncias. Su responsable, Juan Pablo Durán, confirmó que los mandatos de la ley nacional se comenzaron a aplicar, en muchos casos, desde ese momento. Es una de las razones por las que la cantidad de denuncias se disparó de 2.350, 2.640 y 2.737 desde 2007 a 2009 a 5.169 en 2010 y 5.454 el año pasado.
“Tenemos los datos y tenemos diferenciada la demanda. Sólo necesitaríamos ampliar el personal, porque hoy nos ocupamos de la primera circunscripción y pasaríamos a monitorear toda la provincia”, detalló Durán respecto de las demandas del organismo.
El mes pasado, la cantidad de presentaciones en el fuero de Familia se disparó. Mientras que en enero y febrero se mantuvieron en las cifras de años anteriores, con 589 y 401 denuncias, el número trepó en marzo a 798, casi el doble en referencia a las 436 del año pasado y al promedio mensual, que desde hace un par de años se mantiene en 500 denuncias. El salto, explicó Durán, tiene que ver con la difusión que tuvo la temática durante ese período, con casos de relevancia a nivel nacional, pero también con que a nivel provincial se hizo foco en la entrada en vigencia de las nuevas leyes y, en consecuencia, los medios de comunicación reflejaron con mayor frecuencia la temática.

Cambios en la ley

Con la reforma, la vieja Ley de violencia familiar (2212) adopta cambios esencialmente de procedimiento, mientras que la nueva ley de Protección de Mujeres Víctimas de Violencia tipifica situaciones antes no contempladas.
Ante una situación de violencia sobre menores, estos podrán denunciar, pero quienes los tengan a cargo están obligados a hacerlo. Esa presentación podrá ser ante cualquier juez de la provincia, que deberá intervenir y derivar al juzgado que corresponda. Las audiencias no podrán tomarse en simultáneo -por ejemplo, en casos que afecten a la pareja- y se contempla la figura de la violencia en el noviazgo.
La violencia económica, física y patrimonial, psicológica, simbólica y sexual, con los mismos procedimientos, están incluídas en la ley 2786 y tienen como sujeto de derecho a la mujer, fuera del ámbito familiar.

FUENTE. LA MAÑANA. NEUQUÉN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada