domingo, 17 de junio de 2012

EN CHACO, MAS DE 1200 CHICOS SON ALEJADOS DE SUS PADRES, VÍCTIMAS DE VIOLENCIA INTRAFAMILIAR












El dato surge del estudio "Situación de niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en Argentina". En todo el país, 14 mil menores no viven con sus familias. El 44% de ellos se alejó o fue separado por haber sufrido violencia doméstica.
En el Chaco, 1251 niños y adolescentes menores de edad no viven con sus familias biológicas. La gran mayoría se alejó o tuvo que ser separado de su hogar por haber sufrido una situación de violencia doméstica. El dato surge del informe "Situación de niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en la República Argentina" realizado por Desarrollo Social de la Nación y UNICEF.

De acuerdo al estudio, que fue presentado este jueves por la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner, uno de cada mil chicos y chicas menores de 18 años en el país crecen separados de sus familias de origen porque en su hogar sufrían violencia doméstica, maltrato, abuso sexual o fueron directamente abandonados por sus padres. Hay en la Argentina en total 14.675 pibes en esa situación, que se encuentran en alguna institución de puertas abiertas o con una familia sustituta. La mayoría ya son adolescentes. 

Más de la mitad vuelve a su casa porque se resuelve el conflicto que provocó la separación o se muda con un tío, una tía, abuelos o una persona cercana a sus afectos. Pero tristemente, la segunda causa de egreso de la institución o el programa de acogimiento familiar que los contiene es la mayoría de edad: el 20 por ciento de los chicos y chicas que cumplen 18 años se van del hogar sin un proyecto autónomo de estudio o trabajo, según surge de una investigación inédita, realizada en la Argentina por un equipo de especialistas de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), del Ministerio de Desarrollo Social, y Unicef.

El relevamiento advierte que 12 de cada 100 chicos y chicas sin cuidados parentales están alojados en una ONG de carácter netamente privado, donde el Estado no tiene ningún tipo de injerencia ni poder de control. Chaco es la provincia en la que hay una mayor proporción de chicos alejados de sus familias de origen: tres de cada mil.

La ciudad de Buenos Aires y Chaco son las dos únicas jurisdicciones del país, de acuerdo con el estudio, donde el total de la niñez y adolescencia sin cuidados parentales está en dispositivos exclusivamente privados: en ambos casos, no hay sistemas públicos que se hagan cargo de esos chicos y chicas.

Los resultados del estudio fueron anunciados ayer por la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. “Un niño privado de derechos no nos deja dormir y puedo decir, mirándolos a los ojos, que estamos trabajando muy fuerte para mejorar y profundizar las transformaciones que hemos logrado en los últimos años en relación con la situación de la niñez sin cuidados parentales”, dijo la ministra durante la presentación del trabajo “Situación de niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en la República Argentina”.

Para Gabriel Lerner, titular de la Senaf, el estudio muestra que la cantidad de niños en esa situación “es menor a la esperada”. Un estudio anterior, de 2007, daba cuenta de alrededor de 17 mil chicos y chicas en instituciones por causas asistenciales (es decir, no por causas penales). Este dato también fue considerado por el representante de Unicef, Andrés Franco, quien reconoció que Argentina se encuentra en mejor situación que otros países de la región en esta problemática.

En diálogo con Página/12, Gimol Pinto, especialista en Protección de Unicef, destacó que las principales causas que se detectan en la separación de los chicos y chicas de sus padres son situaciones en las cuales han sido víctimas de violencia. “Se los saca a ellos de su ámbito familiar cuando podría ser separado el agresor. Quizás en el momento de la emergencia la separación del niño sea la mejor respuesta. Pero hay que mejorar los mecanismos de la Justicia para protegerlos”, evaluó. Y consideró que se debe mejorar la intervención en cada caso. “Cada chico necesita una intervención personalizada e integral”, agregó.

La investigación apuntó a cuantificar la cantidad de chicos y chicas que viven en instituciones e indagar sobre las causas que llevaron a separarlos de sus familias como también las condiciones en las que se encuentran los lugares que los albergan. El 44 por ciento de los chicos y chicas que no están cuidados por sus padres se alejaron de su casa o fueron separados de su hogar por hechos de violencia doméstica y maltrato. La segunda causa es el abandono: el 31 por ciento del total relevado sufrió ese drama. Mientras que un 13 por ciento fue víctima de abuso sexual.

La radiografía muestra que la proporción de varones y mujeres sin cuidados parentales es muy pareja: el 49 por ciento son chicas y el 51 por ciento varones. En cuanto a la edad, el estudio revela que la mayoría son adolescentes: el 44 por ciento tiene entre 13 y 18 años, el 29 por ciento entre 6 y 12, y el 26 por ciento, restante, entre 0 y 5. Un amplio porcentaje deja las instituciones en las que crecieron porque cumplen la mayoría de edad. La tercera causa de egreso son las adopciones, que alcanzan al 8 por ciento de los niños y niñas, y la cuarta, el abandono del programa, que abarca al 7 por ciento del total.

El anteproyecto de reforma del Código Civil, enviado esta semana al Congreso por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner –y elaborado por una comisión de reconocidos juristas encabezada por el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti–, incluye una serie de modificaciones a la ley de adopción para acelerar los plazos en que los jueces deben establecer el estado de adoptabilidad de un menor, con el objetivo de evitar que niños y niñas se eternicen en una ONG u hogar dependiente de la administración provincial.

La mayor cantidad de chicos y chicas que están alejados de sus familias de origen por distintas circunstancias se concentran en la Ciudad Autónoma y en la provincia de Buenos Aires. Casi la mitad (49 por ciento) corresponde a esas jurisdicciones: en instituciones, ONG o programas bonaerenses hay 5958, y 1029 en el ámbito porteño. Si se tiene en cuenta la población menor de 18 años de acuerdo con el último censo, esas cifras equivalen al 0,13 y al 0,18 por ciento del total. Le siguen el NEA (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) con el 20 por ciento; las provincias del centro del país (Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa) con el 12 por ciento; Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) con el 8 por ciento; Patagonia (Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego) con el 6 por ciento; y NOA (Jujuy, Tucumán, Salta, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero) con el 5 por ciento. Llama la atención que en el Chaco haya 1251 niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales, lo que representa el 0,32 por ciento del total de esa franja etaria.

Uno de los problemas graves que se debe resolver es que hay chicos y chicas en instituciones privadas que no tienen convenios con los Estados provinciales en los que están ubicadas, lo que significa que no están siendo controladas. En total son 51 en todo el país.

Fuente: Página 12

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada