viernes, 21 de marzo de 2014

HISTORIA DE UNA MENTIRA

El sindrome de alineacion parental SAP es un invento del psicoanalista norteamericano Richard Gardner que no resistio el paso por las asociaciones profesionales. Fue rechazado como trastorno por la Organización Mundial de la Salud y por la Asociación Americana de Psicología y no aparece en las listas de trastornos patológicos de los manuales utilizados en salud mental. En Argentina, recibio en el 2013 una resolucion contraria de la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputadxs de la Nación y el Colegio de Psicólogos de la provincia de Córdoba lo declaro ilegal. Por que entonces hay juezas y jueces que lo siguen utilizando para obligar a niñas y niños a revincularse con padres que en la mayoría de los casos son maltratadores y a veces también abusadores?






El pretendido síndrome de alineación parental “SAP” (o “PAS” según sus siglas en inglés) es una teoría inventada en 1985 por el médico psicoanalista estadounidense Richard Gardner para utilizar como instrumento de defensa de padres acusados de incesto y/o abuso. Parte de la sospecha de la falsa denuncia de las madres y el falso testimonio de niñas y niños. En palabras de su propio mentor: “El SAP es un lavado de cerebro al cual uno de los padres —generalmente la madre— somete al hijo en contra del otro progenitor —generalmente el padre— logrando de este modo alienar, quitar a ese padre de la vida del hijo, para hacerlo desaparecer, pudiendo llegar el niño hasta a creer que su padre abusó sexualmente de él”.

Aunque ha intentado legitimarse como síndrome diagnóstico, fue siempre rechazado por la comunidad científica por no cumplir los mínimos necesarios para ser un síndrome y menos aún una entidad clínico-diagnóstica. Es decir, no se permitió su inclusión en los Manuales de Diagnóstico de enfermedades mentales, e instituciones internacionales como la Asociación Americana de Psicología y la Organización Mundial de la Salud no reconocen su validez. Gardner nunca presentó los casos que dijo haber observado para su formulación, ni expuso a consideración de la comunidad médica o de psicología su revisión. En 2003, se suicidó.

En nuestro país, y a partir de la escandalosa historia de P. y sus tres hijas (Ver , ¿El Poder Judicial legitima el falso SAP?) en julio de 2013 la Comisión de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de la Cámara de Diputados de la Nación rechazó la aplicación del síndrome de alienación parental y su terapia como trastorno a ser diagnosticado en procesos judiciales de familia. En la misma línea, en enero de este año la Junta Ejecutiva del Colegio de Psicólogos de la provincia de Córdoba declaró públicamente la ilegalidad del SAP en el ámbito clínico-jurídico por ser violatorio de varias leyes de rango constitucional. Su aplicación constituiría mala praxis, con sus consecuentes sanciones éticas.

Sin embargo, haciendo oídos sordos la justicia sigue amparándose en el SAP para decidir revinculaciones forzosas y hasta para quitar la custodia y entregársela al progenitor denunciado de incesto o de violencia. Norma Chiapparrone, secretaria general de la Federación Internacional de Mujeres de Carreras Jurídicas (FIFCJ) y de la Asociación Argentina de Mujeres de Carreras Jurídicas, remarca la gravedad del asunto: “Es perverso imponerle a un niño a revincularse con el agresor, anulando además su derecho básico a ser escuchado en el modo y en el tiempo que le sea posible denunciar el maltrato o el abuso. Esta teoría nos lleva a la pedofilia y a la pornografía infantil, grandes negocios en el mundo como la droga y la trata de personas”.

Fuente: Comunicar Igualdad - Por Mariana Fernández Camacho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada