miércoles, 11 de marzo de 2015

LA REFORMA DEL SI (Servicio de Inteligencia) PUEDE PERMITIR INVESTIGAR SOBRE LA TRATA DE PERSONAS

 Lorena denunció a su padre por ser dueño de una red de prostíbulos en Argentina y México. “Todavía están abiertos”, confiesa a ARG Noticias.









El teléfono sueña con un tono ronco, debilitado por la distancia. La comunicación a España tarda varios segundos en concretarse. Al otro lado de la línea se escucha la voz de Lorena Martins, la valiente mujer que denunció a su padre Raúl Martins por ser dueño de prostíbulos y que permitió desenmascarar a una red de trata de personas que opera en Argentina y México. 

Martins tuvo que abandonar el país amenazada y ahora se encuentra en España trabajando en un hotel. Asegura que en Argentina y México todavía operan los prostíbulos de su padre y dispara contra la complicidad mediática. "Ocultaron la identidad de mi padre cuando cerraron en un mega operativo el prostíbulo de Anchorena", dispara.

Lorena tiene confianza en que la reforma de la Secretaría de Inteligencia (SI) puede beneficiar las investigaciones contra la trata de personas y la esclavitud sexual. Todavía se esperanza con volver a la Argentina.

 ¿La creación de la Agencia Federal de Inteligencia puede beneficiar tu delicada posición por las amenazas?

-Durante mucho tiempo fui amenazada por la Secretaría de Inteligencia. La creación de la nueva agencia debilita un poco el poder de mi papá que tenía amigos en la SIDE y que todavía los tiene, aunque su sector de influencia está bastante debilitado. La causa que denuncio por trata de personas estuvo trabada durante años. La jueza Servini de Cubría dio un fallo vergonzoso por presiones. Quizás ahora que la Side está debilitada, se puede volver a investigar.

¿La reforma de la Secretaría de Inteligencia va a acabar con el poder de los espías?

-El poder lo van a seguir teniendo, pero hay que empezar por algo. Creo que se está haciendo algo para debilitarla. ¿Cómo va a ser la reforma? No puedo saberlo. Pero ahora se está haciendo algo que era impensado, inimaginable.

¿Querés volver a la Argentina?

-Me encantaría. El problema es que quedé en una situación de vulnerabilidad. Denuncié a mi papá, a una red de trata y era una acusación fuerte, porque había muchos involucrados. Incluso era difícil, porque yo era una persona que denunciaba sola. Cuando la causa se cae yo estaba embarazada y con cuatro custodios de Gendarmería, porque hubo incidentes como cuando me mandaron matones que me enviaron de la SIDE. De hecho pude averiguar que los mandó un amigo de mi papá, el Lauchón Viale, que fue asesinado en su casa. Yo no podía conseguir trabajo.

¿En España recibiste algún tipo de amenaza?

-Siempre recibo. Yo ya me acostumbré a vivir así. Ahora me amenazan con que tenga cuidado con mis comentarios, porque puedo violar la ley de Inteligencia. Me alertan que puedo incurrir en un delito penal y me dicen que me están controlando, que tenga cuidado. Me hicieron una campaña difamatoria y cuando denuncié a mi papá, sus allegados me iniciaron seis causas judiciales en las que fui sobreseída. Pero mientras tanto ejercieron presión con la difamación, con el destrozo de mi imagen. Si no hubiese tenido pruebas sólidas como un video de mi papá sorteando chicas, diciendo que adquiría a una chica en Brasil, yo hubiera estado presa. La SIDE si te tiene que armar un escenario, te lo arma.

¿Cómo es tu vida en España?

-Acá dentro de todo hago una vida relativamente normal. Nunca va a volver a ser como antes, porque te queda el miedo. Cada tanto tengo que cambiarme la línea telefónica, uso mi segundo nombre. Tomo muchas precauciones para que no pase nada. De todos modos mi denuncia ya está hecha y ahora no tiene sentido matar a alguien por algo que ya hizo.

-¿Cómo es la situación actual de los prostíbulos que denunciaste en México?

-Están abiertos. Lo que pasa es que en México el prostíbulo que denuncié comenzó como discoteca. Siempre regenteó la prostitución, pero cuando la justicia lo persigue entonces le vuelve a poner el rótulo de discoteca. Es una estrategia que tienen para eludir al periodismo y a las denuncias. También cambian de direcciones. El tema es que desde el extranjero no puedo seguirle la pista con facilidad.

-¿Cómo es la situación de los prostíbulos que denunciaste en Argentina?

-Los prostíbulos están abiertos, salvo Anchorena que lo acaban de cerrar. La cobertura mediática fue patética en ese caso. Fueron diez móviles de la prefectura en plena Capital Federal por un allanamiento de trata y, sin embargo, Clarín no lo publica. El diario La Nación publica todo pero olvida decir que Raúl Martins es el dueño del lugar. Tampoco dicen que fue un local denunciado por mí y clausurado por trata. Sin embargo, a mí en los medios me dijeron de todo y yo no tengo la posibilidad económica de defenderme. Trabajo en un hotel.


fuente: Argennoticias.com








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada